La gran empresa intensifica la destrucción de empleo al 4,6% en febrero

La gran empresa ajusta puestos de trabajo al continuar la caída de ventas interiores y de las exportaciones por la crisis

Exportaciones EFE

Exportaciones EFE

Las grandes empresas están padeciendo también el impacto de la segunda y tercera ola en su facturación y ello está teniendo consecuencias en el cambio de sentido de la recuperación del empleo que se venía registrando los meses previos, ya que el arranque del año ha traído consigo de nuevo destrucción de puestos de trabajo.

En las últimas semanas han sido varias las grandes corporaciones de distintos sectores, como la banca, textil o automoción, que han anunciado expedientes de regulación de empleo, en una cada vez más clara tendencia del paso de los ERTE (regulación temporal de empleo, pero sin suspensión) hacia los despidos ante la crudeza de la crisis.

En concreto, las ventas totales de las grandes empresas disminuyeron un 6,9% en el segundo mes del año, mientras que los perceptores de rendimientos del trabajo, indicador fiscal que aproxima la evolución del empleo asalariado, descendió en febrero un 4,6%, interrumpiendo la tendencia de reducción de las pérdidas que se venía observando en los meses anteriores.

Así se refleja en los datos publicados por la Agencia Tributaria en su informe de ‘Ventas, empleos y salarios en las grandes empresas’, en el que refleja que la caída del empleo se agudizó en febrero nueve décimas respecto al retroceso de enero (-3,5%) y es también superior al de diciembre (-3,8%) y noviembre (-4,2%) del año pasado.

De esta forma, en los dos primeros meses del año el empleo en estas compañías se ha reducido un 4%, por debajo, eso sí, de la merma total del 5,2% registrada en el conjunto del año pasado, afectado en nueve meses por la crisis del coronavirus.

Los salarios suben un 1,2%

Por su parte, el incremento del rendimiento bruto medio (salarios) repuntó ligeramente en febrero, pero dentro de los valores que se vienen observando en los últimos cinco meses. En concreto, los salarios en las grandes compañías se elevaron un 1,2%.

No obstante, la AEAT explica que estos valores siguen siendo algo superiores a lo habitual, consecuencia del mayor impacto sobre el empleo que la actual situación de excepcionalidad tiene sobre las actividades con niveles salariales más bajos. Es decir, el ajuste de empleo se estaría produciendo sobre los empleados con los salarios más pequeños, mientras que no estaría afectando en la misma medida en aquellos trabajadores con mayor retribución.

Acumulan por tanto los salarios un alza del 1,1% en los dos primeros meses del año, muy por encima del repunte del 0,3% registrado en el ejercicio 2020, cuando se acometió cierto ajuste de salarios como consecuencia de las dificultades financieras de las grandes empresas derivadas del impacto del Covid-19 y las restricciones.

La crisis no da tregua: las ventas ceden un 6,9%

En la intensificación de la destrucción de empleo tiene mucho que ver el desplome de las ventas totales, que en febrero se retrotrayeron un 6,9%, esto es, en todo caso, seis décimas menos de caída respecto a la merma de enero (-7,5%).

Sin embargo, supone niveles superiores a la caída de las ventas que se venía registrando desde la segunda parte del año 2020, al superar las reducciones de facturación de diciembre (-4,4%), noviembre (-3,4%), octubre (-5,4%) o septiembre (-5,2%).

Y todo ello teniendo en cuenta que el mes de enero se vio perjudicado por el temporal Filomena y, por ello, en febrero se observó un repunte significativo en la tasa intermensual de la serie desestacionalizada, tal y como recuerda la AEAT.

Dentro de las ventas totales, las ventas interiores se redujeron en febrero un 6,2%, un punto menos que en enero, por lo que su comportamiento fue similar al de las ventas totales. Por destinos, la evolución resultó homogénea, aunque de distinta intensidad.

Las ventas interiores caen menos que las exportaciones

En las ventas de bienes y servicios de consumo la mejoría fue más intensa, con una caída del 5%, cuando venían de un descenso del 8,7%, mientras que las ventas de capital disminuyeron un 4,5%, frente al retroceso del 6,3% de enero. Dentro de estas, el resultado se explica en buena medida por el recorte de cuatro puntos en las pérdidas de la construcción, muy afectadas en enero por el problema climatológico.

Entre tanto, las exportaciones disminuyeron en febrero un 10,9%, más que en enero (-9,6%). Fueron las ventas a
terceros las que más influyeron en el empeoramiento de la situación, con un descenso del 12,4%, superior al del 1,9% de enero. Por su parte, las destinadas a la UE consiguieron moderar su caída casi punto y medio, hasta el -8,3%.

Entre tanto, las importaciones cedieron un 3,5%, menos que en enero (-4,9%). El año 2020 cerró con una caída del as ventas totales del 9,3%, dentro de ellas las ventas interiores cedieron un 8,8%, mientras que las exportaciones cayeron por encima, un 10,9%. Las importaciones menguaron en cambio menos, un 8,7%.