La subida de la luz dispara el IPC al 6,7%, el más alto en 30 años

La tasa anual de diciembre supone un aumento de 1,2 puntos frente a la de noviembre, que fue del 5,5 %

La inflación repuntó un 6,7 % en diciembre. EFE/Ana Escobar

La inflación en España continúa su imparable escalada. La subida de la luz ha disparado la tasa de variación anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) en diciembre al 6,7%, la tasa más alta en casi 30 años, desde marzo de 1992, según ha confirmado este jueves el indicador adelantado elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Las tasa anual de diciembre supone un aumento de 1,2 puntos frente a la de noviembre, que fue del 5,5 %. Respecto al mes pasado, el encarecimiento de los productos ha subido un 1,3 %, la mayor subida mensual de la inflación en un mes de diciembre desde el año 1983.

Los precios de consumo está principalmente condicionado, según ha destacado el INE por la crisis energética que en el último mes se ha agudizado hasta alcanzar récords históricos, llegándose a disparar incluso por encima de los 400 euros el megavatio hora. 

Sin embargo, también ha influido en la subida del IPC, aunque en menor medida, el aumento de los precios de la alimentación, frente al descenso registrado el año pasado. En sentido contrario, el Instituto Nacional de Estadística ha señalado la bajada de los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales, que se incrementaron el año pasado 2021.

Por su parte, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) ha subido cuatro décimas hasta el 2,1%. De esta forma, se deja entrever que la subida de precios en los productos más volátiles empieza a afectar también a los bienes y servicios más estables.

Inflación más persistente

El repunte de la inflación en los últimos meses en España ha encendido las alarmas entre los economistas y los organismos al temer que torne en un contratiempo mayor de lo esperado para la incipiente recuperación económica. Lo que parecía un repunte puntual está siendo finalmente, según el Banco de España, «más intenso y persistente” de lo anticipado.

El Banco de España mantiene su previsión de que la inflación se modere a lo largo de 2022 pero ha advertido de que dependerá de los factores exógenos. De hecho, para alguno de ellos, el organismo ya ha anticipado una duración “adicional” a lo inicialmente previsto.

Ello podría acabar retrasando y haciendo menos vigorosa la recuperación. De hecho, la inflación ya está lastrando la competitividad precio de la economía española, que ha cayó por primera vez en dos años y medio.

Ana Carrasco González