La subida de la luz dispara la inflación al 6,5%, la tasa más alta en 29 años

La inflación sube un 3,1% en 2021, la cifra más alta de la última década, por la crisis energética y el encarecimiento de los alimentos y el transporte

La subida de la luz dispara los precios al 6,5%, la tasa más alta en 30 años. En la imagen, lámparas en una tienda de iluminación. EFE/Javier Belver

La inflación crece imparable en España. Los precios desorbitados de la factura de la luz han llevado al Índice de Precios de Consumo (IPC) a registrar un aumento del 6,5% en diciembre, la tasa más alta en 29 años, desde marzo de 1992, según ha confirmado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, esta cifra supone dos décimas menos que las del dato adelantado a finales del mes pasado.

La tasa anual registrada en el último mes de 2021 supone un aumento de un punto frente a la de noviembre, que fue del 5,5 %, la mayor subida mensual de la inflación en un mes de diciembre desde el año 1983. Respecto al conjunto del año, los precios han avanzado un 3,08%, lo que supone la cifra más alta en la última década.

Este incremento tiene su origen en la crisis energética, ya que en el último mes se ha agudizado hasta alcanzar récords históricos, llegándose a disparar incluso por encima de los 400 euros el megavatio hora. La electricidad se incluye en el grupo de vivienda, cuya variación anual se ha disparado hasta el 23,3%, seis puntos y medio por encima de la registrada en noviembre En concreto, la electricidad se disparó un 72% en tasa interanual. No obstante, sin tener en cuenta las bajadas de impuestos sobre la luz, la subida sería del 96,8%.

España tendrá un precio más competitivo de la luz en 2025. En la imagen, una persona pone una lavadora. EFE

Pero la subida del IPC también viene condicionada por el encarecimiento de los alimentos y el transporte. El primero de ellos sitúa su tasa en el 5%, casi dos puntos superior a la del mes anterior, debido a subidas de precios en la mayoría de sus componentes.

Sube el coste de legumbres, hortalizas, pan, cereales y carne

Entre ellas, destacan las de las legumbres y hortalizas, que bajaron en diciembre de 2020, y las del pan y cereales y la carne, mayores este mes que en 2020. Además, los precios en hoteles, cafés y restaurantes crecieron un 3,1 %, una evolución al alza relacionada con la caída de los servicios de alojamiento hace un año por la pandemia.

En cuanto al transporte, la variación ha sido del 10,9%, más de dos puntos y medio menor que la del mes anterior, causada por la disminución de los precios los carburantes y lubricantes para el transporte personal, frente a la subida registrada en 2020. El gas natural se incrementó en un 11,3%, la misma tasa que un mes ante, y tanto el gasóleo como la gasolina se ralentizaron en diciembre hasta cerrar el año en el 24,6 y el 23 %, respectivamente.

Entre los productos que más han subido de precio se encuentran los combustibles líquidos (45,4%)

Entre los productos que más han subido de precio se encuentran los combustibles líquidos (45,4%), el butano y el propano (33,3%), los hoteles y hostales (31,9%), otros aceites (30,5 %) y el aceite de oliva (26,7 %). Mientras que, por el lado contrario, han bajado los peajes y aparcamientos (22,5%), los teléfonos móviles (5,1%), el transporte de pasajeros por mar (3,6%) y otros soportes informáticos (2%).

Castilla-La Mancha registra la mayor subida: 7,6%

Castilla-La Mancha ha sido la comunidad autónoma que ha registrado el mayor repunte de inflación en tasa interanual con un 7,6%. Le siguen Castilla y León (7,3%), Aragón (7,2 %), Extremadura (7,1%) y La Rioja (7 %). En cuanto a las regiones en las que menos han subido los precios se encuentran Ceuta y Canarias, con subidas inferiores al 6%.

En cuanto al IPC armonizado, que permite hacer comparaciones con otros países, ha situado su tasa anual en el 6,6%, más
de un punto superior a la del mes anterior. También ha aumentado la inflación subyacente -indicador en el que se excluyen los precios de los alimentos no elaborados y los productos energéticos-, que terminó diciembre con una tasa del 2,1%, cuatro décimas más que el mes anterior y un nuevo máximo desde marzo de 2013.

En cuanto a cómo ha sido la evolución durante el año, el IPC refleja que la escalada comenzó en febrero. En ese mes la inflación obtuvo una tasa del 0%, pero después en marzo creció hasta el 1,3%; en abril al 2,2%;, en mayo y junio hasta el 2,7%; en julio al 2,9%, en agosto al 3,3%, al 4% en septiembre; 5,4% en octubre; 5,5% en noviembre, y finalmente el 6,5% en diciembre.