El ‘milagro’ económico vasco: los salarios y las pensiones más altas, con las jornadas más cortas

El salario medio, con los últimos datos de 2022, era de 2.455,8 euros en el País Vasco, frente a los 2.128,4 euros a escala nacional. La tasa de paro es la más baja del país

Vista del amanecer este jueves en la playa de Ondarreta de San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Euskadi se enfrenta este domingo a unas elecciones de resultado bastante cierto -el escenario más plausible es la repetición de la coalición PNV y PSE-, aunque con la duda de si EH Bildu será capaz de arrebatar el reinado histórico a los ‘jeltzales’, convirtiéndose en el partido más votado o en el que más escaños consiga en el Parlamento vasco.

El País Vasco parte de una situación privilegiada. La pujanza de su tejido económico ha permitido que sea la quinta comunidad con mayor producto interior bruto (PIB) de nuestro país, a pesar de su reducido tamaño y de contar con algo más de 2,2 millones de habitantes. Se trata también de la segunda región con mayor renta per cápita del país (35.832 euros, con datos de 2022), solo por detrás de la Comunidad de Madrid.

Con el continuismo prácticamente asegurado, y tras el patinazo del candidato abertzale, Pello Otxandiano, sobre ETA y el terrorismo, la campaña -bastante plana y opacada por la victoria del Athletic en la Copa del Rey- ha tenido que desarrollarse en la calma chicha del ‘oasis’ vasco. Los salarios son los más altos del país, de acuerdo con los datos del INE; sus pensiones son las más cuantiosas; las jornadas pactadas son las más cortas del país; es la región con menos paro…

En esto ayuda, y mucho, su régimen foral. Las tres Haciendas vascas recaudan todos los impuestos de los territorios y transfieren parte al Estado en concepto de aquellas competencias que no están asumidas o que ejerce en exclusiva el Gobierno central, como las relativas a la Defensa o a las relaciones exteriores.

La región con menor paro

Paso a paso. El candidato a lehendakari por el PNV, Imanol Pradales, se vanagloriaba durante una entrevista televisiva este miércoles de que el País Vasco tiene la menor tasa de desempleo del país, acercándose al pleno empleo. Tomando los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del 2023, si en España la media del paro fue del 12,1%, en Euskadi fue del 7,6%, más de cuatro puntos por debajo. En total, hay más de un millón de vascos trabajando y afiliados a la Seguridad Social.

Con unos salarios que son los más altos del Estado: en Euskadi, el salario medio (que no el más habitual) es de 2.545,8 euros, más de 400 euros por encima de la retribución media en el país (2.128,4 euros).

Unos salarios que avanzan a un mayor ritmo que el de otras comunidades autónomas, como evidencia la Estadística de Convenios Colectivos que publica mensualmente el Ministerio de Trabajo. De acuerdo con los últimos datos, correspondientes a marzo, la subida salarial pactada media ha alcanzado el 3,53%, por encima de la referencia del 3% que marcaron sindicatos y patronal en el AENC (3%) a nivel estatal, aunque es cierto que el marco del diálogo social en Euskadi está protagonizado por las centrales ELA y LAB. Solo Madrid (3,71%) y Navarra (3,56%) registran avances superiores.

Esta fuente también arroja que la jornada pactada por convenio es la más baja de todo el país: son, de media, 1.691,31 horas al año. La media nacional es de 1.763,68 horas al año, lo que se traduce en unas 9 jornadas menos (de 8 horas) en el País Vasco. En cómputo semanal, eso supone menos de las 37,5 horas.

Desvío de 5.000 millones en pensiones

Ahora bien, el récord histórico de empleo en la comunidad y los buenos salarios no permiten que eso sea suficiente para asegurar un ‘superávit’ en las pensiones. Frente a las promesas del PNV y EH Bildu de crear una «Seguridad Social Vasca», los datos: a cierre de 2023, en el País Vasco se abonaron pensiones por un valor de 11.559 millones de euros. A finales de año, la Seguridad Social recaudó 6.658 millones por cotizaciones y otros ingresos.

Es decir, un déficit de casi 5.000 millones de euros para abonar las que son las pensiones más generosas del Estado: la paga media del sistema alcanza los 1.485,21 euros, mientras que la de jubilación -la más cuantiosa y numerosa- se eleva hasta los 1.688,28 euros en promedio.

El Gobierno se comprometió con el PNV, para desatascar la investidura de Pedro Sánchez como presidente, a culminar el traspaso de las competencias pendientes por asumir recogidas en el Estatuto de Gernika. Entre ellas se encuentra el régimen económico de la Seguridad Social, aunque debería hacerse sin romperse la ‘caja única’, lo único que permitiría que salieran adelante las cuentas.

Los nubarrones: el envejecimiento y la vivienda

Por lo demás, el Concierto Económico permite que el País Vasco tenga una posición más saneada que el resto de comunidades autónomas. Es la segunda región con menos deuda pública (12,4%) y la que menor déficit computó en 2023 (0,08%).

De acuerdo con los datos de la ejecución presupuestaria de 2023, el año pasado el País Vasco entregó al Estado 1.682 millones en concepto de contribuciones concertadas (el cupo), además de 58 millones en compensaciones financieras. En total, 1.740 millones, un 18% más que los 1.472 millones que transfirió por las mismas rúbricas en 2022.

Según con los datos del Consejo Vasco de Finanzas Públicas, las tres diputaciones forales ingresaron más de 18.200 millones en impuestos el año pasado.

En el oasis vasco, con todo, hay nubarrones. Y el principal tiene que ver con el mercado de la vivienda. Se trata de la tercera comunidad, de acuerdo con datos de Idealista, donde más caro resulta comprar: el precio del metro cuadrado roza los 3.000 euros (2.901) y ha crecido un 12,6% desde marzo de 2020. Una subida inferior que la recogida a nivel nacional (19,8%), pero con una brecha importante: el metro cuadrado se paga en España a 2.079 euros.

El segundo tiene que ver con la demografía y sus potenciales efectos. Por cada 100 menores de 16 años, Euskadi tiene 169 mayores de 64, según arroja un estudio de la Fundación Adecco de principios de año. Se trata de la quinta comunidad más envejecida, por detrás Asturias, Galicia, Castilla y León y Cantabria.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp