La OCDE apunta al retraso de las jubilaciones para aliviar la presión fiscal

El envejecimiento de la población y el encarecimiento de los servicios añadirán presión fiscal a los presupuestos nacionales y reducirá el PIB mundial de cara a 2060, asegura el organismo internacional.

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, reserva 1.900 millones para la paga extra de los pensionistas de enero por la inflación. EFE

En plena convulsión por la reforma de las pensiones planteada por el Gobierno de España, la OCDE ha actualizado su previsión de escenarios económicos para 2060, apuntando a un ajuste de la edad de jubilación como forma de aliviar la futura presión fiscal.

En un escenario pospandémico donde los gobiernos han asumido grandes cantidades de deuda para mantener a flote la economía, la OCDE ha advertido que el crecimiento anual del PIB para los países miembros se reducirá al 1,5% en 2060.

Esta reducción se producirá a causa de la desaceleración de grandes economías emergentes, con factores como el envejecimiento de la población y el precio ascendente de los servicios añadirán presión en los presupuestos nacionales.

Por esa razón, la OCDE advierte de que “sin cambios en las políticas públicas, mantener los beneficios y los estándares de los servicios públicos a la vez que se mantienen los niveles de deuda estables incrementaría la presión fiscal media de un país miembro en casi un 8% entre 2021 y 2060“.

El organismo internacional aboga por combinar reformas del mercado laboral para elevar las tasas de empleo con “reformas para eliminar las jubilaciones anticipadas y elevar la edad de jubilación efectiva”.

Idealmente, la OCDE sostiene que este aumento de la edad de jubilación efectiva será de dos tercios respecto a los incrementos futuros en la esperanza de vida.

Es decir, que si la esperanza de vida aumenta en 3 años, la edad de jubilación debería retrasarse 2 años, de acuerdo a la OCDE.
Estas medidas podrían elevar el nivel de vida en los países de la OCDE un 3% de media, y hasta un 5 o 6% en España, advierte el organismo.

El motivo por el que España saldría beneficiada de esta reforma en las pensiones, de acuerdo a la OCDE, es porque nuestro país una de las naciones donde la edad efectiva de jubilación ocurre a una edad más temprana.

Los datos del organismo internacional apuntan a una jubilación media en España de menos de 62,5 años tanto para hombres como para mujeres.

Esto sugiere, afirma la OCDE, que “hay un mayor uso de caminos alternativos a la jubilación anticipada, fuera del sistema de pensiones”.

La reforma planteada por el Gobierno, precisamente, busca aproximar la edad efectiva de jubilación a la edad legal así como desincentivar las jubilaciones anticipadas voluntarias con penalizaciones mensuales, en lugar de los actuales cálculos trimestrales.

En el informe publicado por la OCDE, se calcula que la presión fiscal en España aumentará hasta cerca de un 15% del PIB entre 2021 y 2060 si la deuda se mantiene estable y no se aplican cambios en políticas públicas.

De aplicarse estas reformas, en cambio, la OCDE estima que la presión fiscal puede reducirse hasta alcanzar el 8%.

Noticia original: Business Insider

Autor: Ulises Izquierdo