Pedro Sánchez promete 4.295 millones para transformar la industria del automóvil

El Ejecutivo otorgará tanto ayudas a la producción de eléctricos como incentivos para la creación de puntos de carga y la venta de vehículos limpios

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en la presentación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia PERTE, para el desarrollo del vehículo eléctrico y conectado, en el Palacio de La Moncloa. EFE/Javier Lizón

El Gobierno da a conocer el primer Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (​PERTE), centrado en la electrificación de la industria española del automóvil. El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, presentó este lunes una iniciativa que pretende transformar al sector de arriba a abajo: desde las fábricas hasta la compra de coches. Cuenta para ello con 4.295 millones de euros procedentes de los fondos europeos Next Generation EU, asegura.

Sánchez se rodeó de todo el sector de las cuatro ruedas así como de su ministra de Industria, Reyes Maroto, para comunicar las líneas maestras de un proyecto que se aplicará de este año a 2030. Como informa hoy Economía Digital, está previsto que la convocatoria para acceder a las ayudas esté abierta entre octubre y noviembre después de que el Consejo de Ministros apruebe el martes el plan.

“El peso de la industria de la automoción en el Producto Interior Bruto (PIB) español para 2030 crecerá hasta el 15% –hoy es el 11%–; por cada puesto en una fábrica de coches que creemos gracias a la transformación que está en marcha se crearán otros cuatro en el sector de los componentes”, destacó el líder socialista.

Con las ventas todavía siendo un 30% inferiores a las de antes de la pandemia, Sánchez se comprometió a dar “apoyo público” a las marcas en toda la cadena: desde la producción de los vehículos hasta la compraventa.

El dirigente no dio detalles sobre la fábrica de baterías que promueve en un consorcio público-privado con Seat, Iberdrola, Caixabank y Telefónica, que tendrán que presentarse a la convocatoria. La implicación del Ejecutivo y la falta de información durante la redacción del PERTE le valieron las críticas tanto del sector como de la oposición, que acusaron al proyecto de ser un traje a medida.

“Es un volumen de inversión pública gigante”, presume Pedro Sánchez

El presidente se centró en convencer a fabricantes y consumidores de que el coche eléctrico va a dejar de ser visto como un transporte caro y con dificultades para ser cargado. “Va a dejar de ser así, vamos a disponer de 1.000 millones para incentivar la compra de coches de cero emisiones y otros 1.000 millones para crear una red de hasta 100.000 cargadores repartidos por la geografía española”, prometió.

“Se trata de un volumen de inversión pública gigante e histórico”, zanjó Sánchez. Según sus cálculos, el efecto multiplicador del gasto llegará a tener un impacto de 19.000 millones entre 2021 y 2023.

El automóvil pide una gestión “clara y sencilla” del PERTE

A la comparecencia de Sánchez la precedieron parlamentos del sector. El mensaje a la administración coincidió: que la puesta en marcha sea rápida, clara y sencilla.

El presidente de la patronal de fabricantes Anfac, José Vicente de los Mozos, pidió que se incluyan las opiniones del sector en el plan más allá de las Manifestaciones de Interés (MDI) presentadas a comienzos de año. “Hace falta una gobernanza ágil del proyecto. Es difícil coordinar varios ministerios y agentes económicos, pero sería una cosa lamentable que el PERTE se estancase”, advirtió.

La presidenta de la patronal de proveedores Sernauto, María Helena Antolín, lamentó que la asociación no haya podido ver las bases del PERTE y pidió “rapidez” para arrancar la convocatoria.

Carles Huguet