La ruina del ocio nocturno se extiende al verano por la quinta ola

Las restricciones durante el verano por la quinta ola agravan la ruina del ocio nocturno. El sector factura un 11% de lo que ingresó en agosto de 2019 y solo un 8% de locales cumple expectativas.

Una persona disfruta de un concierto en un local de ocio nocturno bajo medidas de seguridad como el uso de mascarilla o la distancia social. EFE/Archivo

Una persona disfruta de un concierto en un local de ocio nocturno bajo medidas de seguridad como el uso de mascarilla o la distancia social. EFE/Archivo

El sector del ocio nocturno y los espectáculos lleva meses denunciando la situación dramática que viven los negocios ante la afectación de las restricciones de aforo y movilidad impuestas por las administraciones para frenar la Covid-19, con el cierre de unos 8.000 negocios, y lejos de enmendarse la situación este verano se ha agudizado la que califican como una “dramática ruina” por segundo verano consecutivo.

La incidencia de la quinta ola y las distintas variantes de la Covid-19 han llevado a varias comunidades autónomas ha prolongar o retomar medidas restrictivas de horarios, aforo y movilidad, en regiones como Cataluña o Comunidad Valenciana, lo que ha provocado que el sector del ocio nocturno no haya cumplido sus expectativas y haya seguido lastrando su facturación.

En concreto, la facturación de los locales de ocio y los espectáculos apenas ha alcanzado el 11,46% de lo que se facturó en el mes de agosto del 2019, según el VII estudio sobre el impacto de la crisis del Covid en el sector realizado por la patronal España de Noche a 400 locales de ocio de diferentes categorías de las 17 comunidades autónoma.

Solo un 8% cumple expectativas este verano

Las cifras del conjunto del verano se vislumbran por segundo año consecutivo dramáticas a tenor de la percepción del sector sobre el funcionamiento del verano, teniendo en cuenta las expectativas favorables que generaban el final del estado de alarma y la evolución positiva de la enfermedad durante la pasada primavera.

El sector hace una valoración crítica y muy negativa de la gestión política de la última fase de la crisis del coronavirus. En una escala de 1 a 10 para valorar el cumplimiento de las expectativas que tenía el sector sobre cómo iba a funcionar el verano, los empresarios consideran que apenas ha alcanzado el 1,6 de puntuación. 

De hecho, únicamente el 8,2% de los encuestados han cubierto las expectativas que tenían para este verano,y para el 91,8% la gestión política del final del estado de alarma ha resultado desastrosa para la reactivación de la actividad del ocio y los espectáculos.

Movilizaciones: apenas reciben ayudas por un 12,5% del valor de las pérdidas

A pesar de este contexto “dramático” par el sector, según los datos del Estudio realizado por España de Noche, las pymes apenas han recibido ayudas por parte de las administraciones, y únicamente por un 12,5% del valor de las pérdidas acumuladas durante estos más de 17 meses de pandemia provocados por el pago de los alquileres, gastos de mantenimiento, acometidas, salarios y costes de la Seguridad Social, entre otros.

Por ello, el 96,2% de las centenares de empresas consultadas en toda España consideran que la situación actual de sector es insostenible y que resulta necesario reactivar el calendario de actos de protestas y movilizaciones que garanticen las ayudas económicas necesarias para compensar su crítica situación.

Fuentes del sector confirman a Economía Digital que se están preparando de nuevo movilizaciones para la vuelta del verano, en las que reclamarán también la definición de un plan para la reactivación del sector con carácter inmediato que permita recuperar su actividad al 100%, durante el próximo mes de septiembre.

Culpan a las administraciones de su situación

En lo relativo a las causas del fracaso de esta temporada de verano, el 83,2% de los encuestados considera que la principal causa de su ruina durante este mes de agosto, han sido las restricciones impuestas por las CC.AA. a los locales de ocio, y que ha impedido contar con un dique de contención frente al ocio irregular y fiestas y aglomeraciones.

Asimismo, el 80,5% de las pymes considera que ha sido la incapacidad de afrontar la problemática del botellón por parte de las administraciones, la causa de la evolución negativa de la temporada en verano, seguida de la incapacidad de implantar el Certificado Sanitario Digital para un 72,3%.

Cabe recordar que el sector reclamó la implantación de dicho certificado como medida para facilitar la reanudación de la actividad del sector con seguridad y para hacer frente a los botellones y aglomeraciones en la calle. Por último, apuntan como otra de las principales causas la “pésima gestión” del gobierno central del final del estado de alarma, con un 72,2%.