Cataluña tiene el 57% de los convenios colectivos bloqueados desde 2022

Casi 240.000 catalanes no percibirán subidas salariales este año pese a la inflación

16 de los 40 convenios que restan por negociar pertenecen al sector agroalimentario. Pixabay

Hay 239.178 catalanes que, por ahora, no percibirán incrementos salariales este 2023. Son los trabajadores que se rigen por los 40 convenios colectivos de la región que siguen bloqueados tras meses de negociación, según denuncian CCOO en un informe donde hace balance de la negociación colectiva del año pasado. En otras palabras, representan el 57% de los 70 convenios abiertos en el último ejercicio.

Tal como desarrolla el sindicato, 16 de estos 40 convenios pertenecen a la industria agroalimentaria, con una especial importancia el que ordena el sector agropecuario, donde trabajan unas 25.000 personas. Según la organización encabezada en Cataluña por Javier Pacheco, la patronal «se niega a aplicar el Salario Mínimo Interprofesional en las mesas sectoriales».

También quedan por revisar siete convenios del sector comercial, el de oficinas y despachos, que ocupa la mitad de las personas que no se vieron beneficiadas por un acuerdo salarial en 2022; y seis más vinculados a la licitación pública.

30 convenios revisados

El año pasado se pactaron incrementos de sueldo en 30 convenios, que afectan a unos 867.241 catalanes, el 78% de los empleados cuyos marcos normativos necesitaban ser actualizados. En estos textos, las empresas y la parte social llegaron a acuerdos por los cuales se aumentaron los sueldos en Cataluña una media del 3,75%. Eso sí, la gran mayoría de los empleados implicados, unos 634.000, se regulan por convenios cuyo crecimiento supera el 4%.

Muchos de estos convenios tienen una vigencia de más de un año, por lo que también se tiene que tener en cuenta los aumento acumulados en los próximos ejercicios. De hecho, se pactaron convenios para los próximos 3,2 años, con una media ponderada de incremento acumulado de casi el 10%.

El sindicato mayoritario en la comunidad autónoma se muestra satisfecho con los resultados de esta negociación, aunque se sitúa casi dos puntos porcentuales por debajo de la subida del IPC catalán. El índice cerró el año en un 5,2%, constatando la pérdida de poder adquisitivo de la mayoría de la población por la inflación.

Más allá de los incrementos puros y duros, de los 30 convenios pactados, 19 tienen algún tipo de cláusula de revisión salarial. Estos documentos afectan al 42% de los trabajadores, que verán como su salario vuelve a ser revisado si el IPC es superior a la cifra pactada en los próximos años. Una medida muy reivindicada por la parte social, solo el 16% de las personas estaban cubiertas por este tipo de garantías en 2021.

2023: impulsar la AENC y la AIC

Con la continua alza de precios, las subidas de sueldo fueron los principales puntos de disputa entre las partes durante las reuniones, pero la negociación colectiva va mucho más allá. A grandes rasgos se regularon otros aspectos de las condiciones laborales, como reducciones en la jornada laboral, permisos, planes de igualdad o el teletrabajo.

De cara a este 2023, la sección catalana de CCOO se ha planteado toda una lista de objetivos, alineados con las metas del sindicato a nivel nacional. Por ejemplo, exigen un impulso del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva para pactar incrementos salariales de entre el 3,5% y el 4% para este año, además de cláusulas de revisión vinculadas al IPC.

Para Cataluña, reclaman pactar un salario mínimo de referencia que equivalga al 60% del sueldo medio de la región, además de cerrar la negociación del Acuerdo Interprofesional de Cataluña. Por último, CCOO pide llegar a un acuerdo para aprobar unos presupuestos autonómicos que permitan «desplegar las materias acordadas en el diálogo social entre agentes sociales y el Govern de la Generalitat en mejoras de la protección social y la subida del 8% para el IRSC».