ACS participará en la construcción de la Línea Verde de un tren ligero en Canadá

El proyecto está valorado en 4.900 millones de dólares canadienses, una cifra que equivale a unos 3.722 millones de euros

ACS

El presidente de ACS, Florentino Pérez. EFE/ Carlos Pérez

ACS participará en la construcción de la Línea Verde del tren ligero de la ciudad canadiense de Calgary, uno de los proyectos de infraestructuras mas importantes del país, al formar parte de los dos consorcios que han quedado finalistas para adjudicarse el contrato.

El valor del proyecto asciende a 4.900 millones de dólares canadienses, el equivalente a unos 3.722 millones de euros, como ya había adelantado la prensa económica. La filial canadiense de Dragados, que pertenece al Grupo ACS, participa en el consorcio City Link Partners, del que también forma parte la española Acciona, entre otras compañías.

Por otra parte, Flatiron, filial estadounidense de ACS, ha unido fuerzas con las canadienses Barnad Constructors y WSP para formar el otro consorcio aspirante, Bow Transit Connectors.

La propuesta (RFP) se publicará a finales del tercer trimestre de 2022 y uno de los aspirantes será seleccionado a principios de 2023 como socio de desarrollo, explica la web de la Linea Verde de Calgary.

Los beneficios de ACS superan los 330 millones

ACS obtuvo un beneficio neto de 330,1 millones de euros en el primer semestre, un 6% menos que en el mismo periodo de 2021, al no contabilizar este año la contribución de la actividad industrial que vendió en diciembre, y acordó repartir un dividendo a cuenta de 5 céntimos por acción el 4 de agosto.

Sin considerar esa contribución, de 215 millones de euros, ni el impacto negativo de 94 millones de euros por variación de valor de instrumentos financieros ligados a la acción de ACS, su beneficio neto creció un 43,7%, según los resultados que ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las ventas del grupo que preside Florentino Pérez alcanzaron los 15.415 millones de euros, un 15,6% más respecto al año anterior, mientras que el beneficio bruto de explotación (ebitda) se situó en 816 millones de euros, un 10,7% más.

La facturación en Norteamérica representó el 61% del total; la de Asia-Pacífico, el 22%; la de España el 10%; la del resto de Europa el 6% y la de América del Sur el 1%.

A cierre del periodo, la cartera de ACS se situó en 69.397 millones, lo que implica un incremento del 6,5% ajustado a la evolución del tipo de cambio.