BBVA cierra 90 oficinas en septiembre por el ERE

La representación laboral prevé que el grosso de las salidas de empleados acompañen estos cierres a final de mes

BBVA cerrará el próximo 26 de septiembre otras 90 oficinas y junto a ello, llegará la primera oleada de salidas del personal de la red de sucursales. El banco y los sindicatos firmaron en el acuerdo del ERE el cierre de 480 sucursales entre julio y noviembre. 

Las primeras 172 se cerraron el 18 de julio, las siguientes 90 bajarán la persiana en dos semanas y las 218 restantes se cerrarán entre octubre y noviembre. Fuentes sindicales recuerdan que a finales de julio empezaron a extinguirse los contratos de trabajo de los empleados de servicios centrales, estructuras intermedias y centros corporativas. 

Un 26% del ERE afecta a estas áreas, en concreto a 350 empleados del centro corporativo, 254 de los servicios centrales y otras 154 personas de las estructuras intermedias. El 74% restante, 2.177 personas, son de la red de oficinas.  

Las salidas de red aún no se han producido de modo masivo, principalmente por las vacaciones de verano, aunque si ha habido alguna de manera residual. Los sindicatos, que prevén reunirse con el banco la próxima semana, calculan que el grosso se produzca a finales de este mes, cuando ya se hayan cerrado el 54% de las oficinas pactadas en el ERE.  

Sin embargo, el plazo de ejecución del ERE se extiende hasta el 31 de marzo de 2022, de manera que hasta esa fecha puede seguir saliendo gente del banco. Cuando eso ocurra, BBVA habrá cerrado el 18,5% de su red de oficinas en España y habrá reducido plantilla en un 10%.  

El ERE se cierra con sobredemanda 

Pese a que las negociaciones no fueron fáciles (hubo movilizaciones y hasta una huelga), el banco y la representación laboral conseguían llegar a un acuerdo el pasado 8 de junio y cerrar el primer ERE de BBVA en España, el mismo causará 2.935 bajas. 

El plazo de adhesión voluntario para los trabajadores de servicios centrales, estructuras intermedias y centros corporativos se extendió desde el 10 y hasta el 30 de junio. Y el de la red de oficinas desde el 10 de junio y hasta el 12 de julio. 

Finalizados estos plazos, el banco bilbaíno comunicó que en total habían recibido 5.216 solicitudes, un 80% más de las bajas previstas, y en consecuencia todas serán voluntarias. De hecho, los sindicatos entienden que con estos datos, el proceso se cerrará con una voluntariedad superior al 98%. 

El consejero delegado de BBVA, Onur Genc, explicó durante la última presentación de resultados que las salidas acordadas son las necesarias y descartan aceptar más. Es decir, que a pesar de la sobredemanda (2.281 solicitudes de más) no habrá más bajas, o al menos de momento. 

Los sindicatos pidieron al banco durante la negociación del ERE que se comprometiera a no hacer otro ajuste de plantilla en tres años salvo que BBVA se viera envuelto en una fusión. Pero la entidad no admitió esta cláusula. Legalmente podría hacer un nuevo ERE cuando se acabe el plazo de ejecución el próximo mes de marzo. 

Cristina Hidalgo