Patrocinado por

El Corte Inglés baraja vender sus oficinas centrales en Madrid

El grupo de grandes almacenes estudia sacar a la venta uno de sus edificios de Hermosilla para instalar sus oficinas en la antigua sede de Induyco

La presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez (c), durante la última junta de accionistas de los grandes almacenes. EFE/Diego Pérez Cabeza

Las oficinas centrales de El Corte Inglés podrían tener los días contados. La dirección del grupo de grandes almacenes está estudiando llevar a cabo un cambio de su sede principal, en Madrid, para obtener un ingreso extra por la venta de alguno de sus edificios más valiosos en el mercado inmobiliario.

La compañía de Marta Álvarez baraja dejar uno de sus dos edificios ubicados en la calle Hermosilla (barrio de Salamanca) y recolocar a sus trabajadores en Tomás Bretón, donde se encuentran actualmente las instalaciones de la antigua fábrica de confección Induyco, según ha publicado Expansión.

El movimiento permitiría sacar al mercado alguno de los dos inmuebles históricos en los que ha mantenido la empresa su cuartel general. Entre los dos suman una valoración que ronda los 200 millones de euros, lo que ayudaría a paliar las pérdidas históricas que alcanzaron los 2.945 millones en 2020 como consecuencia de la pandemia.

La operación pasaría por convertir en viviendas de lujo este espacio de oficinas, ubicado en una de las zonas con mayor poder adquisitivo de Madrid, para sacarle una mayor rentabilidad a la venta. Aunque la estrategia obligaría también a invertir parte del dinero para transformar la estructura.

El grupo de grandes almacenes está explorando la posibilidad que permitiría mejorar su eficiencia operativa al unir a todos sus equipos en una misma sede, pero todavía no se ha tomado una decisión definitiva ni se ha acordado la venta.

El Corte Inglés busca una segunda vida para la sede de Udyco

Si el movimiento se fragua el Corte Inglés daría una segunda vida a las antiguas instalaciones de Udyco, que cuentan con una superficie de más de 125.000 metros cuadrados y que en su día llegaron a albergar hasta 10.000 empleados del sector.

El grupo de grandes almacenes se hizo con el inmueble cuando cerró su fusión con Induyco en el año 2010. Desde entonces lo utiliza como taller de costura y diseño para la confección de sastrería, ropa deportiva, complementos de punto o camisas.

En el espacio ya se ubican los equipos de compras de varios departamentos (caballero, mujer, juventud e infantil). Sin embargo, para acometer el traslado definitivo, habría que adecuar el inmueble que históricamente ha servido como taller.

El traslado obligaría a El Corte Inglés a abandonar el barrio de Salamanca, pero a cambio accedería a un área de la ciudad de moda por la que ya han apostado otras de las grandes compañías que operan en España. Tendría como vecinos a empresas como Repsol o Amazon.

Avatar