El Sabadell estudia prescindir de los 5.200 cajeros de Bankia

Los clientes del banco podrán seguir operando en los cajeros de Bankia durante año y medio, después se mantendrá el acuerdo con Euro 6000

La CNMC ha pedido a Bankia que a pesar de ser absorbida por Caixabank, de una tregua de año y medio a los clientes de Banco Sabadell para que puedan seguir acudiendo a sus cajeros automáticos y operar sin comisiones.  

Sin embargo, el Sabadell de César González-Bueno se plantea renunciar a los 5.200 cajeros que actualmente tiene Bankia cuando acabe el periodo de gracia.  

El nuevo consejero delegado viene de ING, una entidad online, sin apenas oficinas y que tiene alianzas con otros bancos para que sus clientes puedan retirar efectivo en sus cajeros en buenas condiciones.  

Pero estas alianzas son cada vez menos necesarias. Los clientes se han digitalizado, apenas pisan una oficina y la retirada de efectivo empieza a ser algo muy puntual.  

Los cajeros no son rentables para la banca

Es decir, los cajeros ya no son rentables para los bancos, cuesta mantenerlos y cada vez se usan menos. Por eso, todas las entidades bancarias han reducido su red de cajeros en los últimos años.  

Así que cuando toque renovar el acuerdo que Sabadell, Bankia y Euro 6000 firmaron en 2015, el escenario será muy diferente.  

De hecho, ya ha habido cambios significativos. Con el pacto que estas tres entidades firmaron hace seis años, se puso a disposición de 10 millones de clientes una red de 17.808 terminales repartidos por toda España.  

Se trataba entonces del 37% de cajeros disponibles en el país. A este acuerdo, Euro 6000 aportaba 9.003 cajeros; Bankia, 5.559, y Banco Sabadell, 3.246. 

A cierre de 2020, el Sabadell disponía de 2.765 cajeros, un 15% menos; Bankia de 5.182, un 6,8% menos y Euro 6000 ha reducido los suyos a algo menos de 8.000.  

Sabadell puede contar solo con los cajeros de Euro 6000

Una tendencia que va a continuar, por eso el escenario que se encontrará el Banco Sabadell cuando acabe la tregua de Bankia será distinta y podría decidir mantener únicamente su acuerdo con Euro 6000, según apuntan fuentes cercanas a la entidad.  

Este si seguirá vigente y da acceso a sus clientes a los cajeros de Kutxabank, Ibercaja, Liberbank, Abanca o Unicaja -entre otras muchas entidades- para operar con beneficios.    

Además, uno de los motivos por los que se hizo este tipo de acuerdo fue para evitar una fuga de clientes en aquellas localidades donde no hay sucursal o cajero de la propia entidad. 

Pero como en estos años se ha ido reduciendo el número de oficinas y cajeros en toda la banca, tendrán que analizar en qué zonas hay más clientes afectados y ver si les merece la pena negociar con otras entidades. 

Y aquí las opciones son, buscar nuevas alianzas con el Banco Santander o BBVA que suman casi 13.000 cajeros actualmente.  O negociar con Caixabank, que al absorber Bankia contará con algo más de 14.000 cajeros a su disposición.  

Actualmente, cualquier persona que saque dinero en alguna de estas tres entidades y no sea cliente paga entre dos y seis euros por operación.  

ING también tendrá que decidir

El Sabadell no será el único afectado por la fusión de Bankia y Caixabank, ING se enfrentará al mismo problema dentro un año y medio. 

Tras la advertencia de la CNMC, Bankia mantendrá las condiciones actuales, pero una vez finalice este plazo, los clientes del banco ya no podrán sacar dinero gratis (desde 50 euros en adelante) en los más de 5.200 cajeros de Bankia.  

Otro de los compromisos de la nueva Caixabank, es que si en este tiempo cierran cajeros de Bankia como consecuencia de la operación –algo que será inevitable- tienen que dar acceso a los clientes de estas entidades al cajero de Caixabank más próximo. 

Para ello, el banco debe señalizar debidamente los cajeros afectados, con el objetivo de que sean fácilmente identificables por parte de los clientes de las correspondientes entidades.