| Entrevista

Francesc Escánez: “El turismo de lujo se ha reactivado antes gracias a las medidas sanitarias”

El CEO de la agencia de viajes de lujos Atlántida Travel explica que el sector empezó la recuperación el mismo verano de 2020, cuando algunos destinos exóticos empezaron a abrir fronteras

Francesc Escánez, consejero delegado de Atlántida Travel

Francesc Escánez, consejero delegado de Atlántida Travel

El turismo de lujo ha vivido la peor crisis de su historia, pero ha durado menos que la del resto del sector. La recuperación ha llegado mucho antes porque algunos destinos como Maldivas, Costa Rica o México no tardaron mucho en abrir fronteras. 

Esto hizo que aquellas personas con un alto poder adquisitivo volviesen a viajar enseguida. Así lo explica Francesc Escánez, consejero delegado de Atlántida Travel, una agencia de viajes de lujo con sede en Barcelona que lleva en pie casi 20 años.  

Escánez indica que la crisis del Covid-19 hizo que las ventas cayeran hasta un 90% en los primeros meses de la pandemia, frente a la caída del 10-15% que tuvieron en la crisis de 2008. “Ha sido la peor crisis de la historia para el turismo, pasamos de un 2019 histórico a no vender nada porque no se podía salir de casa”.

Playa en el Caribe mexicano. EFE/ Alonso Cupul

En su opinión, la recuperación “no está teniendo efecto champagne”, no ha habido una explosión de gente saliendo de viaje, sino que las reservas aumentan poco a poco. Los clientes de viajes de lujo han ahorrado y esto ha ayudado, pero la pandemia también les ha hecho más exigentes. 

“Ahora buscan más información, más flexibilidad y viajar siempre con un seguro”. También se buscan destinos más sostenibles y viajes de naturaleza.  

Pregunta: ¿Qué tiene que tener un viaje para ser considerado de lujo? 

Tiene que ser diferente, el cliente quiere que no haya dos viajes iguales para dos clientes distintos. La sensación de que es único y exclusivo. Por eso no ofrecemos un folleto, sino que partimos de una hoja en blanco y tras hablar con el cliente, vemos sus inquietudes y gustos, qué tipo de hoteles le gusta, y ofrecemos una experiencia real. Lo que hace que sea de lujo son los servicios que ofrecemos. 

¿Cuáles eran los destinos favoritos antes de la pandemia? 

En 2019 el destino estrella fue Maldivas, aunque también lo era Japón y los safaris en África, tanto en Kenia como en Tanzania o Sudáfrica; Sudamérica y el sudeste asiático siempre han sido de los más vendidos porque el lujo asiático, en relación calidad precio es extraordinario.  

En cuanto al precio, hay que decir que en los viajes de lujo si hay un mínimo, pero nunca hay un máximo. El precio medio de nuestros viajes es de 5.000 euros por persona o 10.000 euros por pareja. Pero siempre hay alguno de entre 20.000 y 30.000 euros.  

¿Ha impactado la crisis en el turismo de lujo? 

Ha impactado en todo tipo de turismo desde que en marzo de 2020 se cerraron fronteras. Lo que si es cierto que con el tiempo, el turismo de lujo se ha reactivado antes y esto ha venido influido por las medidas sanitarias, que en algunos países se han flexibilizado. 

Ya en verano de 2020 se abrieron algunos destinos, Maldivas fue el destino estrella también en 2020 porque solo pedían una prueba PCR para entrar. Es un país seguro, en cada isla hay un hotel con pocas habitaciones y es fácil de controlar si hubiera un caso de coronavirus.  

Una curiosidad es que los clientes estaban tan a gusto sin mascarilla y al aire libre que pedían alargar la estancia algunos días más. Este 2021, a medida que la gente se ha vacunado, además de Maldivas se ha viajado mucho a Dubái. Pero también se ha notado una cierta recuperación en los safaris por África y sobre todo, por Costa Rica y México. 

Se han vendido más viajes en Europa que otros años

También hay que destacar que este verano hemos vendido más viajes por Europa que otros años. Por ejemplo, Italia, Grecia, Croacia y Portugal han estado entre los más demandados. 

¿Hay estacionalidad en el turismo de lujo? 

En España todo el mundo se va de vacaciones en julio y agosto, pero nuestros clientes huyen del verano y la masificación. Y además por el tiempo, van al revés. Es decir, aprovechan el invierno para viajar a zonas tropicales con buen clima.  

Por eso, a finales de septiembre y sobre todo en octubre arranca nuestra temporada alta. Una de las mejores épocas del año para nosotros es la Navidad, nuestros clientes suelen pasar fuera fin de año, ya hay muchas ventas cerradas para esas fechas.  

¿Habéis notado menos clientes a raíz de la crisis? 

A alguno le habrá impactado la crisis, pero desde luego no estamos notando que hayan reducido su presupuesto para viajar, al revés, creo que han subido los precios porque alargan más los viajes.   

Empezamos a tener suficiente trabajo, aunque creo que volveremos a la normalidad en marzo de 2022. Pero de momento ya hay mucha actividad para los puentes y la Navidad.  

¿Además de viajes de lujo ofrecéis más servicios? 

Si, viajes de negocio, que lo gestiona el departamento corporate. Aquí también hemos notado una reactivación importante a partir de en septiembre, aunque a nivel doméstico. Nosotros ofrecemos este servicio a pequeñas y medianas empresas, y la mayoría vuelve a apostar por las reuniones presenciales.  

Se llegó a pensar que con la tecnología y las nuevas costumbres iba a tardar más a recuperarse, pero no. Incluso estamos organizando pequeñas convenciones y congresos. Lo que si ha cambiado es el tiempo medio de este tipo de viajes, ahora hay muchos de ida vuelta o como mucho de una noche. 

Cristina Hidalgo