Patrocinado por

Ibercaja quiere aprovechar las fusiones en España para duplicar el número de clientes

El banco aragonés ha presentado su nuevo Plan Estratégico 2021-2023, en el que prevé seguir creciendo en solitario

José Luis Aguirre, presidente, y Víctor Iglesias Ruíz, consejero delegado de Ibercaja Banco.

Ibercaja quiere duplicar el número de clientes, es decir acercarse a los 4 millones desde los 1,8 que tiene actualmente. Algo que prevé hacer al verse “favorecido” por la fusión de Caixabank y Bankia, así como la de Unicaja y Liberbank.

Así lo ha señalado este miércoles el consejero delegado, Víctor Iglesias, durante la presentación del Nuevo Plan Estratégico de Ibercaja 2021-2023. Las palabras del CEO recuerdan a las de la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, hace solo unos meses.

La número dos del banco comentó durante la presentación de resultados de la entidad que es “un tanto escéptica” con las bondades de las fusiones. En su opinión, este tipo de operaciones solo deben darse como algo “excepcional” pues tienen que compensar todos los costes económicos y humanos que conlleva.

Dancausa explicaba que para su banco “las fusiones de otros son una oportunidad” porque tienen capacidad de generar ingresos y resultados, mientras que otras entidades “están a otras cosas”.

Y hacía especial mención al crecimiento del número de clientes que había tenido en 2020, justo cuando estas cuatro entidades anunciaron sus fusiones. También lo hicieron BBVA y Sabadell, pero en su caso las negociaciones se rompieron a las pocas semanas.

“Cuando se anuncia una fusión -como se sabe que Bankinter no está en ese juego- es una oportunidad, porque hay clientes a los que les gusta que las entidades les hagan más caso del que le pueden hacer otras que en este momento tienen otras prioridades”, matizaba.

Ibercaja quiere crecer en solitario

El consejero delegado de Ibercaja, Víctor Iglesias, se ha mostrado hoy en la misma línea. Los planes del banco aragonés de aquí a 2023 pasan por crecer en solitario. “No está prevista ninguna operación corporativa”, ha insistido.

Asimismo, el directivo ha destacado que desde 2008 se ha producido un intenso proceso de concentración en España y donde ahora hay “poco más de diez entidades” antes había 50.

Además, los cinco primeros bancos tienen concentrado casi todo el negocio y “por primera vez en la historia” van a pasar a tener el 70% de cuota de mercado en los principales negocios del sector frente al 40% de 2008.

“España es de largo el país con más concentración bancaria si lo comparamos con otros países europeos”, aseguraba. “A nuestro juicio, los diez que quedamos somos entidades sólidas, competitivas y viables. Hay suficiente concentración y ante este escenario, es importante preocuparse por preservar el nivel de competencia bancaria”.

En opinión de Iglesias, las fusiones deberían estar impulsadas por el principio de voluntariedad y una clara lógica industrial, “porque sino, no tendrían sentido”.

Al respecto, el presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, ha añadido que son una entidad mediana “herederos de las antiguas cajas de ahorro”, dedicada al mercado de familias y a las pymes. Y este sigue siendo su espíritu.

Aguirre ha asegurado que la sociedad “agradece” que existan entidades de este tamaño. Además, cumplen el deseo explícito de la Fundación (máximo accionista de Ibercaja con el 87%) quienes quieren que la principal actividad del banco siga siendo la actividad financiera sin perder la relación con la clientela.

“Ibercaja nació en Aragón y quiere ser un banco aragonés, es el mandato del primer accionista” ha matizado.

Ibercaja no prevé más ajustes de personal y oficina

En diciembre de 2020, Ibercaja Banco y los representantes de los empleados, llegaron a un acuerdo que contempla la salida -mediante bajas indemnizadas- de 750 personas de manera escalonada hasta 2022.

Esto representa el 15% de la plantilla. También se acordó el cierre del 20% de la red de oficina en este tiempo. Por esta razón, el presidente y consejero delegado del banco han descartado que vayan a llevar a cabo más ajustes.

“Estamos implantando el ERE que se firmó hace tres meses”, ha aclarado Iglesias. El proceso de salidas ha arrancado este mes de abril y se extenderá durante los siguientes 15 meses. “Ahora nos vamos a decantar a esto y no pensamos en otro ajuste, no tiene sentido”.