Caixabank desvelará a los sindicatos los detalles del plan de ajustes el 20 de abril

La entidad se ha reunido con los sindicatos en Barcelona este martes para sentar las bases de la negociación del despido colectivo por la fusión con Bankia

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar.

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar.

La nueva Caixabank ha sentado por primera vez a los sindicatos en Barcelona este martes para empezar a negociar un despido colectivo, que afectará hasta 8.000 trabajadores, con motivo de la fusión con Bankia.

En este primer encuentro se ha constituido la mesa de negociación y se ha marcado el calendario de los futuros encuentros.

Así, CCOO tendrá el 36% de representación con cinco miembros; SECB (FINE), el 25% con tres; la representación de UGT será del 18% con dos miembros y otros sindicatos minoritarios como ACCAM o SATE-CIC, acudirán con un miembro.

El banco ha fijado para el próximo martes 20 de abril una nueva reunión, en la que se especificará cuáles son sus necesidades. Es decir, cómo será el plan de ajustes de personal y oficinas que prevé acometer.

CaixaBank comunicó a la Representación Legal de los Trabajadores (RLT) la intención de iniciar el procedimiento de despido colectivo previsto en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores con afectación a todos los centros de trabajo de la entidad.

También, modificar sustancialmente las condiciones de trabajo, de acuerdo con el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores.

En la reunión de hoy, que ha comenzado a las 11:00 horas, CCOO y UGT han propuesto retirar los artículos 41 y 51. El primer sindicato explica que “encorsetan la negociación”. En su opinión, la negociación permite la entrada de todos los sindicatos y no hace falta aplicar estos artículos.

UGT añade que “toda la plantilla tiene derecho a considerarse representada en los ámbitos de negociación” y por tanto, son partidarios de la presencia en la mesa de todas las secciones sindicales “por pequeña que sea”.

Pero el abogado externo ha respondido que “no van a retirar nada”, según explican.

El objetivo es minimizar el número de salidas

El pasado 6 de abril, los representantes de los trabajadores recibieron la convocatoria para comenzar este martes el periodo de consultas, de al menos quince días, previo al inicio de procedimiento de despido colectivo.

Este periodo está establecido en el Convenio Colectivo con la finalidad de buscar fórmulas que permittan minimizar el impacto en el volumen de empleo.

UGT tiene “los deberes hechos”, señalan. En esta negociación defenderán que se minimice el impacto en el empleo, que no haya movilidad geográfica y que la voluntariedad prime en las salidas.

Aunque se desconoce a cuántos trabajadores afectará el ajuste de plantilla, todos los expertos apuntan a que será el mayor ERE de la historia del sistema financiero español. Entre las dos entidades suman más de 50.000 empleados y se calcula la salida de hasta 8.000 trabajadores.

El consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, informó que el proceso de reestructuración se hará en una única fase, es decir, plantearán un único ERE para oficinas y servicios centrales.

El calendario con el que trabaja el propio banco es que las negociaciones puedan estar cerradas antes de que acabe el segundo trimestre del año, es decir entre abril y junio deben llegar a un acuerdo.