Patrocinado por

Caixabank cerrará cientos de oficinas recién remodeladas

Las oficinas de Bankia cambiarán su imagen interna y externa al mismo tiempo que se negocia el cierre de buena parte de ellas

Oficinas de Caixabank en la Diagonal de Barcelona./ EFE

Oficinas de Caixabank en la Diagonal de Barcelona./ EFE

La nueva Caixabank sienta por primera vez a los sindicatos en Barcelona este martes para empezar a negociar un despido colectivo, que afectará hasta 8.000 trabajadores, con motivo de la fusión con Bankia,

Los distintos sindicatos consultados por Economía Digital coinciden en que en este primer encuentro, que arrancará a las 11:00 de la mañana, no se desvelarán al detalle los planes del nuevo banco.  

Su experiencia les dice que solo servirá para constituir la mesa de negociación y marcar el calendario de los futuros encuentros. Sin embargo, la entidad ya ha adelantado que quiere cerrar el ERE antes de que acabe el segundo trimestre del año. 

Y esto implica que entre abril y junio deben llegar a un acuerdo sobre el ajuste de oficinas y personal de plantilla. Pero los planes de la nueva Caixabank también contemplan que el cambio corporativo de todas las oficinas de Bankia esté listo en los primeros días de junio. 

El primer cambio sustancial fue el de las Torres Kio en el Paseo de la Castellana de Madrid, solo un día después de que las dos entidades sellaran su fusión jurídica en Valencia. Tras eso empezó la adaptación de la imagen en los edificios corporativos de Bankia. 

El siguiente paso ha sido el de la unificación de la marca en la red de oficinas, que arrancó el pasado 5 de abril y prevé estar terminado en nueve semanas

Es decir, que el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri está efectuando el cambio de rotulación interior y exterior de todas las sucursales, así como la personalización de la imagen de los cajeros, aunque después tenga que cerrarlas. 

O lo que es lo mismo, está remodelando las oficinas de Bankia al tiempo que prepara el cierre de un centenar de ellas. Barclays ya calculó que la entidad podría cerrar el 23% de su red, esto son unas 1.400 sucursales de las más de 6.000 que reúnen entre los dos. 

Lo que quiere decir que están haciendo un importante desembolso aun en aquellas oficinas que tendrán que echar el cierre.  

El aluvión de salidas llegará en noviembre 

Los sindicatos no esperan que el banco de a conocer el número de salidas que tiene planeado hasta la segunda y tercera reunión. Además, recuerdan que desde la primera cifra y hasta que se llegue a un acuerdo, habrá un margen importante.  

Los mismos calculan que el ERE pueden afectar a entre 7.000 y 8.000 empelados, así que la primera cifra que se ponga encima de la mesa será mayor.

Tal y como ya ha confirmado el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, el ERE se llevará a cabo en una única fase tanto para servicios centrales como para oficinas. Así que en la misma mesa deben plantear los excedentes por provincias, departamentos y la distribución idónea para el banco. 

Atendiendo a lo que ha ocurrido procesos de reestructuración anteriores, como el de Caixabank en 2013, los trabajadores no dejarán sus puestos de trabajo de un día para otro, de hecho, esperan que el grosso llegue en la recta final del año.  

“El ERE de Caixa de 2013 se cerró antes del verano y las salidas fueron progresivas a lo largo de ese año y el siguiente” detallan. Todo dependerá del plazo que la dirección del banco quiera plantear, pero tiene más sentido que sea a partir de la integración tecnológica, en noviembre, cuando salga el mayor número de trabajadores. 

“Ahora siguen activas las dos plataformas y se necesitan manos”, comentan. Sin embargo, en aquellas áreas donde está siendo necesario que la plantilla de Bankia aprenda la manera de trabajar de Caixabank ya está habiendo cambios.  

De manera transitoria se han integrado tres centros de Sevilla, Barcelona y Tenerife de InTouch (Caixa) y Conecta Con Tu Experto (Bankia), lo que afecta a unos 120 empleados que tendrán que trasladarse más de 25 km. 

Asimismo, ya empieza a haber movimientos en los servicios centrales y banca de empresas, detallan los sindicatos. “Parte de la plantilla empieza a formarse y a trabajar en las oficinas de los otros, y esto irá en aumento”, concluyen.