Patrocinado por

Iberia y Aena prevén más fusiones de aerolíneas para superar la crisis

El sector cree que el golpe de la pandemia aumentará la concentración en los próximos años porque hay una centena de empresas

Iberia y Aena coinciden en que el impacto de la crisis sanitaria en las líneas aéreas hará que las fusiones se aceleren, sobre todo cuando desaparezcan los estímulos monetarios. El consejero delegado de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, cree que el sector de las aerolíneas “está terriblemente atomizado, pues hay una centena de empresas” y en su opinión, la concentración del sector es favorable.

Según explicaba este martes durante su intervención en el VII Foro de Innovación Turística organizado por el grupo Hotusa, la competencia es global, más del 55% de pasajeros llega por el aire y tener una buena competencia “es necesario”.

En su opinión lo que anima a la consolidación del sector “son números”, es el caso de la fusión que su compañía lleva a cabo con Air Europa, una operación que se fraguaba antes de la pandemia, aclaraba. “Tiene el 21% del tráfico y todavía Ryanair tiene el 19%”.

Sobre el impacto de la pandemia en las empresas del sector, Sánchez-Prieto comentaba que no todo el mundo está preparado para afrontar un verano más sin ingresos, menos aún las pequeñas empresas, y si la temporada “no es razonablemente normal” terminarán por desaparecer.

El CEO de Iberia se mostraba “sorprendido” por el escaso número de empresas azotadas en esta crisis. “Tiene que ver con las ayudas”, argumentaba. “Ser más resilientes hará no tener que pedir dinero al Estado en momentos difíciles”. Recientemente Air Europa ha recibido un rescate de 475 millones por parte de la SEPI, pero Iberia ha declinado tener que acudir a esta ayuda.

Al presidente de Aena, Maurici Lucena, también le llamaba la atención que “para la que ha caído”, -recordaba que incluso en tiempos de guerra el sector perdió menos- hayan desaparecido tan pocas compañías.

“Realmente se pueden contar con los dedos de la mano, y además eran empresas que ya estaban en un punto muy débil”. Las medidas liquidez facilitadas por los gobiernos como los ICO, o los ERTE para proteger el empleo en países como Francia, Alemania o España “han permitido a muchas empresas hoteleras o aerolíneas a pasar el bache” y en este sentido, la consolidacion ha pasado a un segundo plano.

Sin embargo, “el sentido común hace pensar que el severísimo golpe de la pandemia se va a exacerbar en los próximos años”, destacaba. Y para mejorar la competitividad del país, se darán movimientos en el sector, aunque no serán tan potentes como el de Iberia con Air Europa, aseguraba.

En el caso concreto de Aena, explicaba que la reducción de costes, les ha permitido “navegar estas aguas hasta el presente momento”.

El consejero delegado de Volotea, Carlos Muñoz, defendía que la operación de Iberia en Europa “es clave”, pero cree que es bueno que la mayoría de compañías hayan intentado hacer los deberes para estar preparados ante un producto tan competitivo.

Mientras que Eddie Wilson, consejero delegado de Ryanair, consideraba que a pesar de que los países de la Unión Europea han inyectado una cantidad enorme de estímulos en la industria, muchas compañías no podrán tener una libre competencia en el mercado porque “enfrentarán problemas cuando se recupere el tráfico”.

Wilson cree que gran parte del sector dependerá de apoyos del Gobierno y no podrán lograr una recuperación total. “Las grandes líneas aéreas arrastraran una deuda enorme y en los próximos años no podrán invertir, esto acarrea implicaciones a corto y medio plazo”, aseguraba.

“Varios operadores no podrán sobrevivir”

En su opinión, esto llevará a que algunos países enfrenten dificultades para mejorar su competitividad y es “un mal síntoma” de cómo la UE ha afrontado esto. “Será difícil volver al nivel anterior, tenemos un camino duro por delante, no creo que lo que volvamos a ver a largo plazo sean buenas noticias”.

El CEO de Ryanair aseguraba que habrá varios operadores que no podrán sobrevivir y España debe crear incentivos, pero no dar dinero del Gobierno a aerolíneas por motivos estratégicos, comentaba.

“Todas pueden decir que los estímulos son buena idea pero hacerlo de forma indiscriminada no, hay que hacer algo para que los niveles de actividad vuelvan a la normalidad lo antes posible. España tiene un producto turístico fantástico”.