Indra quiere amortizar 240 puestos de trabajo en su filial Sistemas

Indra ha propuesto a los sindicatos amortizar 240 puestos de trabajo en su filial Indra Sistemas por la caída de sus los resultados

Indra ha propuesto a los sindicatos amortizar 240 puestos de trabajo, el 3,8% del total, en su filial Indra Sistemas, su división de transporte, defensa y tráfico aéreo y cuya plantilla asciende actualmente a 6.236 personas, según ha informado la compañía.

“Esta propuesta posibilita configurar una estructura de plantilla optimizada, ajustada en mayor medida al contexto del mercado, caracterizado por cambios relevantes en las necesidades y la demanda de los clientes de los sectores en los que opera Indra Sistemas, y permite dar lugar a una organización con mayor grado de eficiencia y competitividad”, han confirmado fuentes de la empresa a Efe.

“Esta propuesta posibilita configurar una estructura de plantilla optimizada, ajustada en mayor medida al contexto del mercado”

El pasado 16 de octubre Indra comunicó a los sindicatos su intención de ajustar la plantilla en su división de Sistemas. Este recorte se suma así al planteado para Indra Soluciones Tecnologías de la Información, donde la empresa ha propuesto amortizar 1.036 de sus 13.000 puestos de trabajo. A cierre de septiembre, la plantilla total del grupo tecnológico era de 27.963 profesionales en España y 47.922 en todo el mundo.

La compañía justifica el ajuste en Indra Sistemas en la caída de sus resultados, los cambios estructurales de los sectores donde tiene presencia y que provocan cambios importantes de las necesidades de sus clientes y la disminución de la demanda de productos y servicios de la división. Según datos de la empresa, Sistemas registró entre enero y septiembre unas pérdidas de explotación de 38,8 millones de euros y unas pérdidas antes de impuestos de 28,7 millones, con una caída de los ingresos del 8,9 %.

El coronavirus golpea a Indra

En un contexto de incertidumbre mundial por la Covid-19, entre otros factores, el grupo Indra perdió 31 millones en los nueve primeros meses del año, frente a los 65 millones que ganó un año antes, con una caída de ingresos del 5,9 % (2.153 millones) y del resultado bruto de explotación (ebitda) del 143 % (79,8 millones).El grupo puso en marcha en julio un plan para adaptarse a las nuevas condiciones de mercado y de demanda, eliminar ineficiencias y mejorar su competitividad.

Dicho plan pivota sobre la eficiencia en costes y priorización de inversiones y recursos, y se basa en la gestión proactiva de la nueva demanda, el impulso de los ingresos, el aprovechamiento de sus capacidades tecnológicas y la aceleración de la transformación de sus operaciones.

Entre sus principales líneas de acción, están la reducción de costes, la mejora de los procesos internos y nuevos modelos de trabajo, reorientar la inversión, ajustar balance y la necesaria transformación de la plantilla.