La subida de la luz y el gas hincha los beneficios de las eléctricas en 567 millones

Endesa, Iberdrola y Naturgy obtienen un beneficio conjunto de más de 1.500 millones entre julio y septiembre, un 59% más gracias especialmente al encarecimiento del gas y la electricidad

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, en Wall Street. EFE

Las tres grandes eléctricas, Endesa, Iberdrola y Naturgy, ganaron 567 millones de euros más entre julio y septiembre gracias, en buena medida, a que se disparó el precio de la luz y el gas. Pasaron de un beneficio conjunto de menos de 1.000 millones a más de 1.500, según los cálculos de Economía Digital.

El big three de la generación y comercialización de electricidad y gas en España han presentado ya sus resultados en lo que llevamos de año, con resultados desiguales en los primeros nueve meses del año. Pero en este periodo de enero a septiembre solo se observa parcialmente el impacto de los récords de la luz.

Sin embargo, la evolución solo en el tercer trimestre, que coincide con los meses de verano, cuando se disparó el precio de la electricidad por la subida del gas, fue muy positiva para las tres grandes del sector. Tanto que dispararon en un 58,6% sus beneficios con respecto al mismo trimestre de 2020, pasando de 967 a 1.534 millones de beneficios conjuntos.

Ganaron, pues, 567 millones más, siendo Endesa la más beneficiada, con un incremento de 244 millones, y Naturgy la que menos (137 millones). Iberdrola se quedó en medio con 186 millones de euros.

Estas cifras salen de calcular los resultados entre julio y septiembre de Endesa, que tiene todo su negocio en España, Naturgy, cuyo negocio nacional también es muy importante –y el extranjero está marcado por el precio del gas, también disparado–, y los de Iberdrola solo en España, pues en el extranjero tiene mucho negocio renovable que ha recibido un impacto menor de la subida de la luz.

Endesa, la más beneficiada

Endesa fue, de las tres compañías, la que más vio crecer sus beneficios en el trimestre récord del coste de la electricidad. Entre julio y septiembre, la compañía que dirige José Bogas ganó 628 millones de euros, 244 millones más que en el mismo periodo del año pasado, lo que supone un crecimiento del 63,5%.

El negocio de generación y comercialización fue el que protagonizó este incremento, pues casi triplicó sus ganancias en verano, pasando de 147 a 397 millones. No es casualidad: es esta área de negocio la que incluye la producción de energía, la gran beneficiada de la subida del precio mayorista.

En junio, el precio de la luz en las subastas diarias empezó una escalada que culminó en octubre, rozando los 300 euros el MWh, cuando lo normal era que no superase los 80 euros. Este es el precio que reciben las productoras cuando venden la electricidad a las comercializadoras, independientemente de lo que les cueste generar esa luz.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, en una presentación de resultados. EFE

La mayoría de tecnologías, como la nuclear, la eólica y la hidráulica, las tres que más aportan al sistema eléctrico peninsular, tienen unos costes bastante estables. Lo que encarece el precio del pool es la subida del gas, que impacta en la producción de ciclo combinado. Pero en el resto, no influye, por lo que cada MWh vendido a precios anómalamente altos va directo a beneficios, y eso se ha visto en las cuentas de Endesa e Iberdrola.

La energética filial de Enel redujo la producción de renovables pero incrementó la de nuclear, su principal fuente de producción. Sin mayores costes pero vendiendo tres o cuatro veces más caro que en primavera, la gran beneficiada fue la cuenta de resultados de Endesa. Eso sí, en su negocio de comercialización sí que se vio perjudicado, pues tiene contratos fijos en los que no pudo repercutir la subida, pero la generación compensó sobradamente este perjuicio.

Iberdrola tiró de hidroeléctrica

Iberdrola, la compañía que más electricidad produce en España, fue la segunda más beneficiada. En sus negocios de redes, renovables y generación y clientes en España ganó 613 millones entre julio y septiembre, un 44% más que en los mismos meses de 2020. Esto es 186 millones más.

En el caso de Iberdrola, hemos excluido el negocio extranjero porque su impacto de la subida de la luz es muy inferior; pese a que la electricidad ha subido a nivel global, en ningún país europeo ha llegado a los niveles de España.

Una imagen del embalse de Ricobayo (Zamora), gestionado por Iberdrola. EFE

La multinacional que preside Ignacio Sánchez Galán tiró de renovables para maximizar el récord de la luz, especialmente de las centrales hidroeléctricas. Iberdrola se situó en el centro de la polémica en verano por las imágenes de los embalses casi vacíos.

El resultado en cifras fue que la facturación de las renovables en España se duplicó en el tercer trimestre, hasta los 590 millones, mientras que el ebitda fue de 603 millones, 12 veces más que en los mismos meses de 2020. Los negocios de redes y comercialización, en cambio, sufrieron.

La subida del gas, clave para Naturgy

Naturgy fue la menos beneficiada y si también sacó rédito no fue tanto por el récord de la luz sino por el del gas. La compañía presidida por Francisco Reynés ganó 293 millones en el tercer trimestre, un 88% más, o lo que es lo mismo, 137 millones más.

Toda la mejora vino por el negocio de gestión de la energía, que multiplicó por seis su ebitda, hasta los 321 millones, mientras el de redes, el más importante para Naturgy, se mantuvo estable, y el de comercialización bajó al no poder trasladar el encarecimiento a los contratos fijos con grandes clientes.

o Reynes, presidente de Naturgy./ EFE
Francisco Reynes, presidente de Naturgy. EFE

La multinacional participada por La Caixa, GIP, Rioja e IFM admitió que este incremento se explica “por el volátil escenario energético experimentado en el tercer trimestre”, con un “incremento transitorio de márgenes en un escenario volátil, particularmente en mercados de gas y generación térmica España”.

La previsión de Naturgy es que el precio del gas ya ha tocado techo, pues advirtieron a los analistas que los resultados del último trimestre “no son indicativos de la evolución esperada del negocio para el resto del año”. Si esto es así, y en los últimos días la cotización del gas ya ha descendido por la ligera apertura de Rusia, la luz también debería tender a bajar.