Endesa triplica los beneficios de sus centrales gracias al récord de la luz

La filial de Enel asegura ganar menos por las subidas de la electricidad pero en verano, cuando más se encareció, sus ganancias se multiplicaron

El presidente de Endesa, Juan Sánchez-Calero, y el consejero delegado José Bogas (izq.), durante la junta de accionistas. EFE/Chema Moya

La subida de la luz salió muy a cuenta a Endesa. Las compañías repiten que los precios récord de la electricidad les perjudican y tratan de transmitir este mensaje cuando presentan resultados, pero la realidad es que en el tercer trimestre, el del gran encarecimiento, los beneficios se multiplicaron. Lo vimos con Iberdrola la pasada semana y esta, con Endesa.

La mayor comercializadora de energía de España, y segunda en generación, casi triplicó los beneficios en su área que aúna estos dos negocios, los más afectados por los cambios en los precios, entre julio y septiembre. Ganó 397 millones, 2,7 veces más que en el tercer trimestre de 2020.

Endesa presentó este miércoles los resultados hasta septiembre, cuando ganó 1.459 millones de euros. Según su consejero delegado, José Bogas, la caída del 3,4% interanual se debió a la subida del precio de la luz. Pero nada más lejos de la realidad. Solo como muestra: hasta junio la caída del beneficio era del 26%, por lo que en el tercer trimestre, el del récord de la luz, remontó.

La filial de Enel no ofrece los datos del último trimestre segregados en la documentación que envía a la CNMV y publica en su web para inversores y analistas. Pero es fácil de calcular: restando las cifras a 30 de junio de las últimas publicadas, a 30 de septiembre, y comparándolas con las de 2020, se ve rápidamente si ha sido un buen trimestre.

Los tres meses de verano no fueron buenos para Endesa, fueron excepcionales. El beneficio neto no solo no bajó, como en los primeros nueve meses de año, sino que creció un 63,5%, hasta los 628 millones de euros. Pero lo que explica este crecimiento es precisamente que se han disparado las ganancias de generación y comercialización, hasta los 397 millones, mientras que las de distribución cayeron un 7%, hasta los 237 millones.

Para hacernos una idea de lo que supone este beneficio de casi 400 millones, dos datos: el primero, que el año pasado no llegó a los 150 millones; el segundo, que el resultado de un negocio en un solo trimestre supone casi el 30% de los beneficios de todos los negocios en tres trimestres.

Los ingresos también se dispararon, pulverizando las previsiones de los analistas: se duplicaron, hasta 4.076 millones, los totales, pero mientras los de distribución crecieron un 3%, los de generación y comercialización subieron un 123%, hasta los 3.464 millones. Los beneficios subieron más que los ingresos, lo que indica una mejora de los márgenes.

La producción nuclear, la clave para Endesa

Al contrario que Iberdrola, Endesa no desglosa los negocios de producción y venta de energía, por lo que no puede saberse con exactitud cuántos beneficios corresponden a cada actividad. Sin embargo, como las propias eléctricas han denunciado, la comercialización se ha visto afectada negativamente por la subida de la luz porque no pueden repercutirla a los clientes con contratos fijos.

Pero la generación es otra cosa. El encarecimiento del gas, origen de la escalada de la luz, afecta a la producción solo de las centrales de ciclo combinado, pues es su materia prima, pero no al resto. Por ello, en verano, y todavía ahora, han estado produciendo buena parte de la electricidad al mismo coste de siempre, en algunos casos, nulo, pero vendiéndola cuatro y cinco veces más cara que hace unos meses.

Central nuclear de Vandellòs (Tarragona), propiedad de Endesa. EFE

La mayor eléctrica española lo aprovechó con las renovables, en concreto con la hidráulica, mientras que Endesa tiró de nuclear: fue la fuente de energía que más aportó a la producción de la compañía presidida por Juan Sánchez-Calero entre julio y septiembre y creció un 3,3% mientras las renovables cayeron.

Sánchez libra a las eléctricas del recorte pese a los beneficios

Pese a estas cifras, todo apunta a que tanto Endesa como el resto de grandes eléctricas se salvarán del hachazo del Gobierno. La semana pasada, el Ejecutivo de Pedro Sánchez aprobó el decreto para paliar los efectos de la subida de la luz pero libró del recorte a aquellas compañías que ofrezcan contratos fijos a sus clientes industriales.

Tanto Endesa como Iberdrola aseguran que así es. Bogas dijo la pasada semana que “Endesa tiene toda su generación propia de base vendida a plazo a sus clientes a precios inferiores a los del pool, tal y como ya hemos certificado”. Y el mercado así lo entiende. Una semana después del decreto, las tres grandes del sector –las dos citadas y Naturgy– han ganado 5.500 millones en bolsa.

Xavier Alegret