Endesa ‘exprime’ la subida de la luz y facturará un 18% más

Los analistas esperan que Endesa presente este miércoles unos buenos resultados del tercer trimestre, con crecimiento de facturación y beneficio

El presidente de Endesa, Juan Sánchez-Calero, y el consejero delegado José Bogas (izq.), durante la junta de accionistas. EFE/Chema Moya

Endesa ha tenido un perfil más discreto que su competidora Iberdrola en la crisis con el Gobierno por la subida de la luz y las medidas para frenarla y castigar a las eléctricas. Pero ya sea directamente o a través de la patronal, también ha reivindicado que las compañías no están ganando dinero con el precio de la electricidad disparado sino que son víctimas.

Los resultados de Iberdrola ya mostraron lo contrario y los de Endesa, que se presentan este miércoles 3 de noviembre por la tarde, a cierre de mercado, seguirán el mismo camino. Según las previsiones de los analistas, reproducirá el mismo patrón, con un crecimiento del beneficio y, sobre todo, de los ingresos, en verano.

Las estimaciones de Bloomberg sitúan los ingresos de Endesa en el tercer trimestre del año en 4.815 millones de euros, un 18% más que en el mismo periodo de 2020. El ebitda de la filial de Enel que dirige José Bogas se elevaría un 15%, hasta los 946 millones, y el beneficio neto un 4,4%, hasta los 400 millones.

Estas son las cuentas de resultados más esperadas de las eléctricas pues reflejarán cómo evolució su negocio en julio, agosto y septiembre, los meses en los que el precio de la luz terminó de desbocarse, hasta superar los 200 MWh, cuatro veces su precio habitual.

También fue en verano cuando algunos embalses quedaron prácticamente vacíos ante el afán de las compañías que los gestionan –Endesa e Iberdrola son las dos empresas que controlan la mayoría de centrales hidroeléctricas en España– de producir el máximo de energía para cobrarla muy cara a las comercializadoras.

Endesa produjo en verano 15.000 GWh de electricidad, o lo que es lo mismo, 15 millones de MWh. A 200 euros el MWh, calculen

Endesa no exprimió sus pantanos como Iberdrola, según los datos de producción de energía que facilitó a los analistas, sino que la fuente que potenció en la península fue la nuclear. En total, produjo casi 15.000 GWh en el tercer trimestre. Los datos los ofrece en GWh pero si lo pasamos a MWh, la unidad que se usa para negociar el precio, estamos hablando de más de 15 millones. A 200 euros el MWh, calculen.

Pese a ese enorme volumen, solo supone un 2,8% que en el mismo periodo de 2020. Y en España, pues mirando solo la producción en la España peninsular, bajó un 2,3%. Este descenso vino marcado por la caída de las renovables del 8%, concretamente del 12,6% de la hidroeléctrica y del 17,7% de la eólica. La fotovoltaica casi se duplicó, pero su peso es insignificante en el mix de Endesa.

Endesa tiró de nuclear para cubrir la demanda

Lo que potenció la compañía presidida por Juan Sánchez-Calero en el tercer trimestre fue la nuclear, que produjo un 3,3% más. No es un incremento espectacular pero es que se trata de la mayor fuente de generación de energía de la empresa con mucha diferencia. Representa casi la mitad, con algo más de 7.000 GWh.

El incremento de generación, pese a ser pequeño, es muy rentable, pues los costes variables –los que dependen de la cantidad de luz que produzcan– de las centrales nucleares son bajos. Es decir que a penas varía si sube o baja la producción. Además, no le afecta la subida del gas ni del CO2, los dos elementos que encarecen la luz.

La producción en las centrales de ciclo combinado, que sí pagan estos costes, se redujo un 0,5% en la España peninsular pero se disparó un 47,6% en territorios no peninsulares. Eso se explica porque las islas se autoabastecen con sus fuentes y Endesa no tenía alternativas para afrontar la subida de la demanda. Le afectó, en este caso, el encarecimiento del gas, pero lo pudo repercutir gracias a la subida del mercado mayorista.

Estos datos se refieren al negocio de producción de la filial del grupo italiano Enel. Como comercializadora, área en la que sí pudo salir perjudicada por la subida del precio de la luz pues no lo pudo repercutir a todos los clientes –algunos tienen contratos fijos–, vendió un 3,7% menos, bajada que parece deberse al descenso del número de clientes.

Endesa se libra del ‘hachazo’ del Gobierno

Este miércoles sabremos exactamente cuánto ha reportado la subida de la luz a los beneficios de la filial española del grupo italiano Enel. Lo que ya sabemos, o así lo han adelantado, es que se librará del hachazo del Gobierno.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez moderó el recorte a las compañías en su decreto para paliar los efectos del encarecimiento de la electricidad y eximió del mismo a las que ofrezcan contratos fijos y a largo plazo a sus clientes industriales, los que más han notado la subida de la factura, lo que o dificulta su viabilidad o provoca que trasladen el encarecimiento a sus productos, generando una gran inflación.

“Endesa tiene toda su generación propia de base vendida a plazo a sus clientes a precios inferiores a los del pool, tal y como ya hemos certificado”, aseguró José Bogas, consejero delegado de Endesa, la pasada semana.

Su gran rival, Iberdrola, también se libraría, si bien el Ministerio de Transición Ecológica está examinando los beneficios extraordinarios de todas las eléctricas para decidir si se las exime o no del recorte. Lo que está claro es que de momento, el encarecimiento de la luz le sale a cuenta, pues en el tercer trimestre, le ha reportado un beneficio extra de más de 200 millones.

Xavier Alegret