El día que Galán dictó a Ribera las enmiendas al ‘hachazo’ eléctrico

El presidente de Iberdrola pidió hace menos de una semana al Gobierno que frenara el recorte a cambio de no subir la luz a los clientes industriales

Golpe a Iberdrola: los reguladores vetan la compra de PNM Resources en EEUU. En la imagen, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

Los directivos de las grandes eléctricas sonrieron este martes al escuchar a Teresa Ribera tras el Consejo de Ministros, aunque su felicidad nunca pueda ser completa. El autoproclamado líder de los rebeldes, Ignacio Sánchez Galán, pudo comprobar como sus palabras habían pasado a boca de la vicepresidenta cuarta del Gobierno en solo cuatro días.

Ribera explicó el paquete de medidas para proteger a los clientes de la subida de la luz, pero el anunciado hachazo a las grandes eléctricas que se están beneficiando de la subida quedó más que descafeinado, pues se limitará a las empresas que tengan beneficios extraordinarios y excluirá a las que ofrezcan contratos fijos a sus clientes industriales. Puerta abierta a esquivar la tijera.

Esta modificación coincide con la oferta que el presidente de Iberdrola lanzó al Gobierno de Pedro Sánchez la semana pasada. Galán, el más duro contra los recortes que planeaba el Ejecutivo de PSOE y Podemos, amenazó con dejar de invertir, subir precios y parar producción.

Tras estos órdagos de la mayor compañía eléctrica de España, con permiso de Endesa y Naturgy, la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica optó por rectificar y estudiar matices en los recortes. Iberdrola lo valoró: “Se constata la voluntad del Gobierno de de corregir aquello que no se ha hecho bien y se pretende llegar a un acuerdo”.

Pedro Sánchez e Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, en un acto del presidente del Gobierno en 2020. EFE
Pedro Sánchez e Ignacio Sánchez Galán en un acto del presidente del Gobierno en 2020. EFE

Sin embargo, aunque aflojó el órdago, jugó sus bazas y lanzó su propuesta: “Iberdrola mantuvo en estos meses los precios fijos a la industria y a los consumidores que están en acuerdos bilaterales” y tiene la intención de “mantener las mismas condiciones”. Pero todo tiene un precio: “Siempre que no haya costes incrementales vía tasas, cargos o impuestos de cualquier tipo”.

Estas declaraciones las hizo el viernes en Oviedo, un día después de que la compañía hiciese un comunicado en la misma línea. Cuatro días después, la ministra le había comprado el discurso y libró del recorte a las empresas que mantengan contratos fijos a las empresas industriales.

La victoria de Iberdrola, Endesa y Naturgy

La victoria de Galán y las grandes eléctricas fue, así ,clara, aunque todavía no se han pronunciado; lo harán, previsiblemente, este miércoles. Eso sí, el Gobierno les coló un incremento del bono social por otro lado. Creen fuentes del sector que fue un gesto del PSOE para callar a Podemos ante el gatillazo del recorte de los beneficios extraordinarios.

Pero que es una victoria de Iberdrola, Endesa y Naturgy lo tienen claro los inversores, que este martes hicieron ganar unos 2.400 millones de euros en bolsa a las big three de la luz en España, si bien es cierto que hace unas semanas, cuando se anunció el hachazo, las dos primeras bajaron –Naturgy no porque estaba siendo objeto de una opa–.

Que las grandes han ganado también lo saben los productores de renovables, a las que Ribera reunió este martes por la tarde para decirles, en pocas palabras, que tendrían que cubrir la parte del recorte que no había podido infligir a Galán, Bogas y Reynés.

La vicepresidenta pidió a las patronales UNEF, APPA, AEE, Anpier, Acogen y Protermosolar que propongan medidas para reducir las primas que percibe la producción renovable, según adelantó El Confidencial.

Y lo sabe Ribera, que aceptó la derrota pero ejerció el derecho a la pataleta. Preguntada en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministras sobre las declaraciones de Galán, el lanzó un último dardo: “Que cada cual hablemos de lo que conozcamos más que dar lecciones a los demás”.