Los trabajadores de Caixabank urgen al Congreso a que ayude a frenar el ERE

Los sindicatos piden a los Partidos Políticos, el Gobierno y a la sociedad que apoye a una plantilla “amenazada” y defiendan el empleo

Dos oficinas de Caixabank y Bankia cercanas. EFE

Todos los sindicatos de CaixaBank, de manera conjunta, han consensuado una carta dirigida a los grupos parlamentarios con representación en el Congreso de los Diputados donde solicitan que se involucren en el ERE que prevé poner en marcha el banco.

En concreto, quieren a que los Partidos Políticos, el Gobierno, y la sociedad en general apoye a una plantilla “amenazada” y defiendan la protección del empleo. “Rechazamos despidos forzosos y exigimos medidas voluntarias en la negociación del mayor ERE de la historia de la banca”, explican en un comunicado.

Por ello, han solicitado a la plantilla de Caixabank que hagan llegar esta carta a los grupos parlamentarios. Asimismo, informan que esta acción “representa el comienzo de una serie de medidas que todos los sindicatos van a llevar a cabo” para hacer frente a este despido colectivo propuesto para 8.300 trabajadores.

El banco se ha comprometido a recolocar a 500 dentro del grupo, sin embargo, los sindicatos descuentan que habrá más salidas forzosas que voluntarias por las malas condiciones que ha propuesto el banco.

Desde Caixabank presumen de haber rebajado a 7.791 el número de personas afectadas por el ERE y destacan que las negociaciones están empezando, lo que implica que en adelante la cifra puede ser aún más pequeña.

Pero lo que más preocupa a los representantes de los trabajadores son las condiciones de salida, peores que en los anteriores ERE del banco y de esta manera, serán pocos los que quieran salir de manera voluntaria.

El banco ya descontaba que esto podría pasar. Mucho antes de que empezaran las reuniones, el presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri adelantó que serían “la voluntariedad y la meritocracia” el criterio preferente en este proceso de salidas.

Pero después el banco planteó requisitos que hacen difícil que las salidas sean voluntarias, como que solo el 50% de las personas que salgan en el ERE  pueden tener más de 50 años, también ha limitado las adhesiones voluntarias por territorio o área funcional.

Es decir, ha puesto demasiadas condiciones como para que los trabajadores elijan libremente que quieran salir del banco. Por eso los sindicatos ya prevén que no se cubra el cupo y que sea el banco quien tenga que aplicar la “meritocracia”.

Que Caixabank despida según los méritos logrados por los trabajadores, implica que el banco saque su propia vara de medir y aplique unos criterios aun desconocidos. Es decir, no se han explicado en la mesa de negociación y esto descoloca a los trabajadores.

Todos los sindicatos, han rechazado las “vergonzosas” medidas de reestructuración propuestas por el banco y han manifestado su absoluto rechazo a los despidos forzosos, a las medidas traumáticas y al recorte de condiciones laborales que pretende la dirección.