Mango invierte 42 millones en sus nuevas oficinas

La cadena de moda suma más de 93.000 metros cuadrados a sus instalaciones en Palau-solità i Plegamans, donde centraliza toda su actividad de diseño

Una imagen del nuevo edificio de oficinas de Mango.

Mango prosigue con la ampliación de sus cuarteles generales. Si hace dos años anunció la suma de 90.000 metros cuadrados en el centro logístico de Lliçà d’Amunt (Barcelona), ahora es el momento incrementar sus oficinas centrales en Palau-solità i Plegamans (Barcelona). La cadena de moda invertirá 42 millones de euros para añadir 20.000 metros cuadrados en el denominado Campus Mango y que servirá para reorganizar toda su actividad mundial de diseño.

La firma fundada por Isak Andic concibe el flamante espacio como un centro de i+D que actualice las sinergias de su plantilla. “El nuevo campus debe ser un motor de cambio para la organización. queremos promover un nuevo modelo de trabajo que permita a todos nuestros colaboradores trabajar de acuerdo con la estrategia de poner al cliente en el centro”, señala el consejero delegado de la organización, Toni Ruiz.

La compañía incrementa así el espacio disponible en sus oficinas centrales. Sin embargo, el inmueble no será de su propiedad: en 2017 vendió la instalación al grupo británico Invesco Real Estate Fund por 100 millones de euros. Con la operación, Mango se aseguró ser el arrendatario del recinto durante 30 años. El pago ya contemplaba la inversión que la marca catalana debía realizar.

Según explica la empresa, la mitad de los 42 millones invertidos ya se ha ejecutado en diferentes edificios del complejo. El resto se destinará a 20.000 nuevos metros cuadrados de oficinas que estarán plenamente operativas en 2024. Las obras se iniciarán en 2021.

De este modo, el Campus Mango contará con 93.400 metros cuadrados repartidos entre diferentes inmuebles. “Quiere generar una nueva forma de colaborar, conectar, aprender e innovar dentro de la organización. Los espacios flexibles, abiertos e inclusivos estarán ideados para impulsar la colaboración y la creación de comunidad, a la par que para promover el bienestar de todos los empleados con una cultura integrada y única”, señala la compañía.

Mango también amplía su centro logístico

El nuevo inmueble de Palau-solità i Plegamans es la segunda operación inmobiliaria que Mango tiene ahora mismo en marcha. En noviembre de 2019, la organización anunció la construcción de una nueva plataforma que sumaría 90.000 metros cuadrados a los 190.000 metros cuadrados existentes.

En este caso, la mayor parte de la inversión corresponde al fondo de inversión propietario de la instalación, Tritax Big Box, que desembolsará 30 millones de euros. Por su parte, la cadena de moda gastará otros cinco millones en el proyecto.

La expansión del centro logístico se antoja clave para hacer frente al auge de la venta online provocada por el coronavirus. Ya antes de la pandemia, Ruiz explicó que la ampliación serviría para garantizar el reparto y centralizar la operativa allí. La venta por internet representaba el 24% del total al cierre de 2019; un porcentaje que escaló hasta el 40% en 2020.