Mango suaviza el “drama” del coronavirus con 800 millones de ventas online

La cadena de moda eleva un 40% la facturación digital, pero no logra compensar la caída de los ingresos procedente de las tiendas físicas

La moda es una de las grandes damnificadas del coronavirus. Si Inditex reveló un desplome del 40,8 y El Corte Inglés habló de una caída del 52,8% en su primer semestre fiscal, este miércoles Mango dejó claro que no había escapado del golpe. La segunda cadena española admitió que el descenso de las ventas con las restricciones de la primera ola de la Covid-19 fue “dramático”. Del mismo modo que sus competidores, el negocio online mitigó la caída con un incremento del 40% hasta los 800 millones de euros.

La compañía controlada por Isak Andic celebró que la venta por internet llegó a tener crecimientos del 50% durante el primer estado de alarma en España. Ante la imposibilidad de acudir al establecimiento, la facturación online ya rondaba los 590 millones al cierre de octubre; un 5% más que los 564 millones obtenidos en todo 2019. Para final de año, con la campaña navideña y el Black Friday todavía en el horizonte, el objetivo es alcanzar los 800 millones.

Así lo explicó Elena Carasso, directora del negocio online de la empresa, en una comparecencia para celebrar los 20 años de ecommerce de Mango. Para 2021, el objetivo es incluso más ambicioso: llegar a los 1.000 millones de euros. Para ello, invirtió 150 millones en los últimos tres años.

España, Italia y Turquía son los tres grandes mercados de Mango que más sufren la pandemia

Pero el auge del comercio online no tapa el desplome de la facturación física, que la compañía declinó cuantificar. “Llegamos a tener más del 90% de las tiendas cerradas y la caída fue dramática”, recordó la directiva cuando se le preguntó por la pasada primavera. Desde entonces, la caída fue desigual.

Algunas de las regiones más golpeadas son estratégicas para la organización dirigida por Toni Ruiz. “En el sur de Europa es donde más está costando recuperarse y la que más ha sufrido”, lamentó Carasso. Precisamente en el eje que forman España (237 tiendas), Italia (50 tiendas) y Turquía (88 tiendas), tres de los seis principales mercados de la firma.

“En el centro de Europa y los países nórdicos se han recuperado mucho más rápido, incluso llegaron a ir por encima del año pasado en algunas semanas”, añadió. Sin embargo, es imposible hacer previsiones: “Suiza iba muy bien, pero llegaron las restricciones de la segunda oleada y ya no están afectando. En Francia parecía que íbamos a tardar mucho en reabrir las tiendas y ahora pinta que será antes de lo estimado”, comparó.

El camino hacia el online de Mango

Si todavía está por determinar a que ritmo, es evidente que los ingresos online de Mango crecerán año a año. Más ante el plan de reestructuración que la cadena catalana tiene en marcha desde ya hace años, centrado en el cierre de tiendas en ubicaciones secundarias para focalizarse en grandes capitales y zonas prime.

“Tenemos perfectamente detectado que cuando cerramos un local físico caen las ventas digitales en su zona de influencia”, dijo la directiva. Y si bien considera un error comenzar a cerrar establecimientos por el coronavirus, la pandemia aceleró los planes que ya estaban sobre la mesa.

“Seguimos abriendo en algunos países mercados, pero redimensionaremos pensando en el cliente”, admitió. Mientras señaló un camino que ya han emprendido numerosas compañías del sector como El Corte Inglés: reubicar el personal sobrante por la reestructuración de tiendas al comercio online.