Pedro Saura (Paradores) se desmarca del turismo y alaba a Sánchez por los fondos UE 

El presidente de Paradores ensalza los 3.400 millones de los Next Gen mientras el sector turístico ve insuficiente las ayudas del Gobierno

El presidente de Paradores de España, Pedro Saura. EFE/ Carlos Almeida

El presidente de Paradores, Pedro Saura, se pone del lado del Gobierno de Pedro Sánchez y no del turismo. Las hoteleras y otras empresas del sector llevan meses pidiendo un PERTE específico para ellos y critican que los 3.400 millones de euros en ayudas procedentes de los fondos europeos no serán suficiente para sanar todas las heridas que ha dejado la pandemia. 

Sin embargo, el que fuera mano derecha de José Luis Ábalos, Pedro Saura, que llegó a la cadena pública de hoteles hace justo año procedente de la Secretaría de Estado de Transportes, ha aprovechado para defender los fondos europeos y la reforma laboral de la misma forma en la que lo hacen Reyes Maroto y Yolanda Díaz en todas sus intervenciones. 

Este miércoles, durante su participación en un foro organizado por el Consejo General de Economistas, Saura aseguraba que “nunca antes la economía española había obtenido la oportunidad de invertir 3.400 millones para abordar todos los cambios a los que se enfrenta el turismo”.  

En su opinión, conseguir que nuestro sector turístico sea menos estructural “es un reto” y con los ‘Next Generation’ se están dando “los pasos correctos” para que haya una verdadera transformación del sector y se consiga que el turismo sea contracíclico.  

Es decir, que no esté tan estancado en la época estival, sea más estable en el tiempo y se descongestionen los lugares más masificados. Para que así, cuando haya una crisis como la vivida con la pandemia, nuestra economía no sufra tanto como lo ha hecho estos dos últimos años. 

La caída del turismo ha tenido un impacto importante en el PIB nacional, recordaba. El PIB turístico se contrajo en torno a 93.000 millones a consecuencia de la pandemia y redujo al 5,5% el PIB total español en 2020, cuando en el 2019 llego a aportar el 14%. “Si conseguimos que el turismo sea más estable también lo será nuestra economía”, apuntaba. 

El presidente de Paradoras dedicó su intervención a alabar las políticas emprendidas por el Gobierno para gestionar la pandemia. Lo hizo con los ERTE, por ejemplo. Saura destacó que han contribuido a que la caída del empleo fuera menos fuerte que la de la actividad. Aunque la propia cadena hotelera no los aplicó para sus más de 4.000 trabajadores y decidió bajarles el sueldo (mediante la prima de producción) y ahora el Tribunal Supremo les ha obligado a recompensar a la plantilla.  

Aunque no quiso adelantar cuanto va a costar a la empresa hacer frente a este pago y expresó que “todavía estamos analizando la estimación que tendremos que abonar a los trabajadores”, fuentes sindicales calculan que rondará el millón de euros y aseguran que les habría salido más a cuenta aplicar un ERTE. 

El presidente de la cadena hotelera también defendió la reforma laboral de la ministra Yolanda Díaz.“ Las compañías privadas tienen que apostar por planes de bienestar social para sus empleados y la reforma laboral contribuye a dar más estabilidad, va en la buena dirección”. Aunque, Paradores ya reconoce que a ellos les obligará a hacer fijos a 1.300 empleados para reducir del 37,5% al 8% el número de temporales, como ya adelantó este medio. 

Meliá ve insuficientes los 3.400 millones y pide un PERTE

A su vez, el expolítico socialista transmitió el mismo mensaje que lleva meses repitiendo la ministra de Turismo con los fondos europeos. Reyes Maroto insiste en que los 3.400 millones de euros procedentes de los fondos europeos marcarán el futuro del turismo español, que pasa por la sostenibilidad en sus tres dimensiones: socioeconómica, ambiental y territorial; Saura dice ahora que el nuevo modelo de Paradores se sienta en tres pilares, sostenibilidad medioambiental, sostenibilidad del patrimonio y sostenibilidad social. 

Los elogios del presidente de Paradores al Gobierno chocan con lo que piensa el resto del sector, y más concretamente las hoteleras, como Meliá. Hace solo unos días el consejero delegado, Gabriel Escarrer, lamentaba la baja cuantía del Plan de Modernización y Competitividad Turística, que se apoya en los fondos europeos y la inexistencia de un PERTE (Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica) para el sector. 

Escarrer, que además es presidente de Exceltury representa a deceneas de empresas, ha insistido hasta la saciedad en que el turismo necesita el apoyo del Gobierno y que estas medidas puestas en marcha hasta la fecha son insuficientes. Recientemente, confirmaba que los 3.400 millones son una cantidad «relevante» pero están “muy lejos” de la contribución que hace el sector turístico al país, es decir, de acercarse al 12% del PIB que aportó en 2019. 

Cristina Hidalgo