Renfe busca socio para expandir su negocio de mercancías

El Gobierno revela los planes de la compañía ferroviaria tras ser preguntado por portavoces parlamentarios de la oposición

Renfe Mercancías se prepara para dar entrada en el capital a un nuevo socio. Así lo ha desvelado el Gobierno a una pregunta realizada por el diputado del PP en el Congreso de los Diputados, Andrés Lorite.

La compañía ferroviaria presidida por Isaías Táboas ya está trabajando en la integración de un socio que multiplique el potencial de su negocio de mercancías. En concreto, la compañía va a “abrir el capital a la entrada de un accionista”.

El objetivo de Renfe es aprovechar el boom del comercio electrónico que ha llegado con la pandemia del coronavirus. De esta forma, la filial de la compañía pública aprovecharía su experiencia y todo su potencial en el tráfico de mercancías.

Aunque no de forma expresa, el consejero delegado de la filial Renfe Mercancía, Joaquín del Moral, había trasladado con anterioridad la intención de la empresa de entrar en los negocios emergentes en los que todavía no está presente. Dicha entrada, eso sí, se tenía que realizar de la mano de otro actor con experiencia en el sector.

Según ha explicado Europa Press, que ha avanzado la respuesta parlamentaria, la intención de Renfe es utilizar semi-remolques en las distancias largas a través de autopistas ferroviarias.

Renfe adjudica su megacontrato para construir trenes

Al margen de los planes para el servicio de mercancías, esta semana Renfe estudiará la adjudicación del contrato para el suministro de 211 trenes de gran capacidad destinados a cercanías.

El importe de este contrato supera los 2.400 millones de euros, pues se trata del mayor contrato de cercanías en la historia de la compañía.

Así, el consejo de administración estudiará el lunes 8 de marzo la adjudicación de estos trenes. Las adjudicatarias son la francesa Alstom y la holandesa Stadler. Ambas cuentan con plantas para su fabricación en España.

La previsión es que Alstom fabrique 152 trenes de 100 metros de longitud, por 1.447 millones de euros; Stadler construirá 24 de la misma longitud y otros 35 trenes de 200 metros, por un total de 998 millones de euros.