Repsol estudia sacar a bolsa las renovables para financiar su crecimiento

Josu Jon Imaz explica que buscarán socios para crecer internacionalmente y no descartan el mercado de valores

Repsol presenta el 26 de noviembre su nuevo plan estratégico, que tendrá como guía las emisiones cero para 2050. Las renovables y energías limpias centran ya una parte muy importante de los esfuerzos de la petrolera española, que se plantea ya buscar socios para sus renovables, e incluso sacarlas a bolsa, para financiar su crecimiento internacional.

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, aseguró este jueves en la conferencia ante los analistas posterior a la presentación de los resultados del tercer trimestre, que la apuesta por la reducción de emisiones, la energía eólica y fotovoltaica, el hidrógeno y los biocombustibles es decidida e implica un ambicioso plan de crecimiento, nacional pero sobre todo internacional.

Dentro de este plan, se contemplan varias opciones de financiación de los proyectos. Se pueden asumir en solitario si eso permite rentabilidades de dos dígitos pero para desarrollar negocio en países nuevos, Repsol prefiere las alianzas, pues un socio local facilita el aterrizaje y la demanda y, además, minimiza el riesgo y reduce el endeudamiento de la compañía.

Imaz puso como ejemplo Chile, donde entró de la mano de Ibereólica Renovables, y explicó que ese puede ser el camino. “Tal vez eso es algo que vamos a ver en los próximos años en el negocio renovable. Estamos trabajando en la mejor estructura financiera que nos permita un retorno de doble dígito, con asociaciones o, ¿por qué no una salida a bolsa de ese negocio en el futuro?”, dijo Imaz.

Repsol pone como ejemplo la alianza en Chile para explicar cómo quiere crecer internacionalmente

Los analistas preguntaron al consejero delegado y otros directivos de Repsol por cómo iban a abrir nuevos negocios de renovables en otros países sin una cartera de clientes. En España, al tenerla –cuentan con 1,1 millones de clientes domésticos de luz y gas– pueden asumir todas las inversiones sin riesgo, pero en nuevos mercados es distinto.

La energética española reconoció que asumir en solitario todo el proyecto, desde el diseño hasta la construcción y la comercialización, era un riesgo excesivo, por lo que es una necesidad contar con un socio financiero o con una alianza local para asegurarse una cartera de clientes que hagan rentable la inversión.

Repsol presentó los resultados del tercer trimestre, en el que ganó 7 millones de euros. Pese a ello, fue mejor de lo esperado, pues los analistas de Bloomberg esperaban pérdidas de 15 millones. En los primeros nueve meses del año, sin embargo, perdió 2.578 millones.