Seat solo fabricará coches eléctricos bajo la marca Cupra

Volkswagen trabaja solamente con la enseña 'premium' para el lanzamiento del nuevo coche eléctrico pequeño. que se producirá en Martorell con la ayuda de los fondos europeos Next Generation. En 2030, Cupra será totalmente eléctrica

Wayne Griffiths, presidente de Seat y Cupra. IMAGEN: Seat

La electrificación de Seat pasa, por el momento, solo por la marca Cupra. El fabricante español ultima el lanzamiento del Cupra Born, tiene en el horizonte el Cupra Tavascan y, como plato fuerte, ya trabaja para producir hasta 500.000 vehículos limpios en su fábrica de Martorell (Barcelona). La apuesta dentro del grupo es clara: Cupra será la única enseña que se adentrará en la industria del vehículo de cero emisiones. Seat deberá esperar su turno.

El presidente de la automovilística española, Wayne Griffiths, confirmó este martes una tendencia que ya se intuía desde mayo de 2020, cuando Volkswagen decidió que el Cupra Born se lanzaría al mercado solo con el nombre Cupra. No el de Seat, como estaba previsto. De hecho, en 2030 Cupra será una marca totalmente eléctrica dentro del conglomerado alemán.

“Aún no está decidido cuando Seat va a tener coches eléctricos”, señaló el dirigente en un encuentro con periodistas. El foco de la marca tradicional estará durante los próximos años en los híbridos. “Van a tener una alta demanda en los próximos años”, auguró. Especialmente en países como España, donde la transición hacia el vehículo de cero emisiones es más lenta.

De este modo, el proyecto presentado el pasado mes de marzo para fabricar hasta 500.000 vehículos totalmente limpios en la fábrica de Martorell (Barcelona) solo está diseñado para las enseñas Volkswagen, Skoda y Cupra. “Cupra tendrá un vehículo eléctrico en 2021 (el Born), otro en 2024 (el Tavascan) y otro en 2025”, celebró Griffiths.

La clave de la apuesta es el margen de beneficios por coche, mucho mayor en la marca Cupra que en Seat. Rentabilizar un vehículo de la gama premium del grupo es mucho más sencillo que hacerlo con la gama tradicional. Y el retorno de la inversión es una de las exigencias que Volkswagen puso a la filial desde la ofensiva SUV, entre 2013 y 2018.

“Lo que es bueno para Cupra es bueno para Seat”, repitió Griffiths siempre que se le preguntó. Desde la compañía, se trata de enfatizar en que las dos marcas pueden convivir al dirigirse hacia dos públicos distintos. La pujanza de Cupra se ve no obstante con recelo entre los sindicatos, que temen la pérdida de peso de la planta de Martorell dentro de la organización.

El nuevo Cupra UrbanRebel, germen del eléctrico pequeño de Seat

En el marco del salón del automóvil de Múnich, Seat presentó el concept car Cupra UrbanRebel, un prototipo que debería convertirse en el eléctrico que se producirá de forma masiva en Martorell. De momento, la versión mostrada al público era solamente deportiva.

Para lanzar el proyecto, la dirección de la empresa está a la espera de la licitación del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) financiado con los fondos europeos Next Generation EU. El Gobierno ya dio los detalles del proyecto antes del verano y está previsto que la convocatoria se abra antes de que termine 2021.

La decisión eso sí no está tomada definitivamente a pesar de que Seat “tiene la ambición de fabricar vehículos eléctricos en Martorell”. El pacto está encaminado pero primero se deberá conocer con exactitud las ayudas que permitirá Bruselas y luego rubricar el apoyo de Volkswagen, algo que parecía asegurado a pesar de la atonía de las ventas de eléctricos en el país.

En la presentación del plan, Griffiths pidió que la cuota de coches limpios vendidos en España alcanzase el 10% y el número de puntos de carga saltase desde los 8.000 hasta los 28.000. Al cierre de agosto, y a pesar del lanzamiento del plan Moves III, la cuota de eléctricos era del 7,3% (8,4% si solo se contabilizan los turismos).

Carles Huguet