Telefónica encuentra socio en Brasil para su filial de fibra

La cotizada española cierra otra importante operación en su país más clave fuera de Europa

Telefónica ha llegado a un acuerdo para dar entrada a un nuevo socio en su filial conjunta de fibra en Brasil. La cotizada española avisó hace días que estaba en conversaciones para cerrar esta operación, pero no ha desvelado el nombre de este socio hasta este martes por la noche.

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía presidida por José María Álvarez- Pallete ha informado de que ha cerrado su pacto en Brasil con la canadiense Caisse de depot et placement du Quebec (CDPQ).

Los próximos pasos serán crear una sociedad conjunta participada a partes iguales (50%) bajo el nombre FiBrasil. Este vehículo tendrá como misión construir una red de fibra mayorista, es decir, abierta a otros operadores que son rivales de Telefónica en la región.

La información fue avanzada por Vivo (Telefónica en Brasil) durante el pasado jueves ante el regulador bursátil del país. “El proyecto espera llegar a 5,5 millones de hogares y negocios en cuatro años”, afirmó la compañía en su comunicado.

CDPQ invertirá aproximadamente 324 millones de euros para entrar en la filial de fibra de Telefónica Brasil

Christian Gebara, presidente de Telefónica Brasil, ha afirmado que a partir de ahora “Vivo será el cliente ancla de FiBrasil, consolidándose como el operador convergente líder en el país. La transacción se enmarca dentro de nuestros pilares estratégicos”.

Los términos económicos de la operación incluyen una inversión total de 1.800 millones de reales (aproximadamente 324 millones de dólares al cambio) por parte de CDPQ, uno de los mayores inversores institucionales a nivel mundial en infraestructuras.

Toda la información ha sido remitida a los mercados de São Paulo (Brasil) y Montreal (Canadá), además de a la CNMV.

Brasil sigue a Chile

La operación sigue la hoja de ruta de Telefónica, que quiere poner en valor sus activos, ya sea su red de fibra o sus torres de cobertura.

Antes que en Brasil, Telefónica anunció que vendía la mayoría accionarial (60%) de su filial de fibra en Chile al fondo de inversión estadounidense Kohlberg Kravis Roberts, conocido por sus siglas KKR.

En este caso, el objetivo de la compañía es reducir su exposición en esta región de Hispanoamérica, un requisito indispensable para la firma española, pero que no aplica a Brasil. Con esta operación, además, Telefónica pretende reducir su deuda financiera en aproximadamente 400 millones de euros.