Unicaja ultima los cálculos para iniciar el ajuste de plantilla

El banco malagueño convocará a los sindicatos este mes de septiembre para empezar a negociar la salida de empleados tras la fusión

Unicaja se convierte en el quinto banco español por activos tras la fusión. Foto: EFE.

Unicaja ultima el informe técnico que presentará a los sindicatos para negociar una reestructuración de plantilla y oficinas con motivo de su fusión con Liberbank. El banco malagueño prevé convocar a la representación laboral este mes de septiembre.

Se desconoce si la entidad propondrá un ERE, como ha hecho Caixabank tras la fusión con Bankia, u optará por un plan de salidas pactadas, pero la intención es que estas sean voluntarias, según explican fuentes financieras.

En cuanto a la afectación, los expertos no lo están poniendo fácil, Barclays calcula que la nueva Unicaja reducirá su plantilla en 2.400 empleados en un plazo de dos años tras absorber Liberbank. Los sindicatos contemplan que el ajuste de plantilla sea algo menor si se tiene en cuenta las prejubilaciones que estos bancos han pactado de manera anticipada.

En el caso de Liberbank han sido 730. De hecho, el banco asturiano provisionó en sus últimas cuentas 143 millones de euros para pagarlas. La entidad firmó con los sindicatos en 2016 un acuerdo laboral para que los trabajadores se pudieran acoger a la modalidad de excedencia pactada compensada.

Los trabajadores que se encuentran actualmente en esta situación laboral reciben el 70% del salario que tenía antes de la excedencia. Y en el caso de producirse una fusión, como finalmente ha ocurrido, sus condiciones de salida ya están pactadas. 

Unicaja también negoció en septiembre del año pasado un plan de desvinculaciones para la salida de 230 personas mediante prejubilaciones este 2021. Los sindicatos calculan que a estas casi 1.000 salidas (entre las dos entidades) habría que sumar otras 1.000 más por la fusión y en total se reducirá el 20% de la plantilla.

También estiman que la mayor parte se concentrará en el personal de servicios centrales porque la duplicidad de la red de oficinas es muy reducida. En cuanto a las negociaciones, desde UGT descartan que haya salidas forzosas. “Unicaja tiene un largo expediente de reducciones de plantilla mediante acuerdos voluntarios, la fusión no será la excepción” explican. 

Desde CCOO también se muestran tranquilos porque Liberbank, que ha sido muy problemático en los últimos años tomado decisiones de manera unilateral y perjudicando a su plantilla, ha solucionado todas las deudas pendientes con ellos este verano, allanando el camino para negociar con calma. 

Menos optimista se presenta CSIF Unicaja Banco, sindicato que se constituyó el pasado 27 de agosto y también estará presente en la mesa de negociación. También calcula que el ajuste de la plantilla afectará a unas 1.000 personas sin contar las que están en excedencia compensada ni las prejubilaciones. 

Pero su caso, ven posible “diversos” ERE y advierten del nerviosismo que se vive en la plantilla, aunque aclaran que el banco ni lo ha comunicado ni lo ha confirmado.  

El plan costará 540 millones

Respecto al coste del plan, el presidente de Unicaja, Manuel Azuaga, y el consejero delegado, Manuel Menéndez, adelantaron durante la presentación del proyecto común de fusión que destinarán 540 millones de euros a costes de reestructuración.