Vodafone reduce ingresos en España por la agresividad comercial

La compañía de telecomunicaciones reduce su facturación por servicios y alcanza los 957M

Un edificio

Una de las sedes de la compañía telefónica Vodafone

Turno de las compañías de telecomunicaciones para mostrar sus cartas. Este miércoles ha sido el momento de Vodafone, una de las tres grandes operadoras del país, que ha presentado los resultados referidos a su tercer trimestre fiscal. La compañía británica ingresó 957 millones de euros por servicios en España, lo que significa un leve retroceso del 1,1% respecto al mismo periodo del año anterior.

Los resultados de la firma dirigida en España por Colman Deegan desde octubre llegan en medio de los tambores de fusión entre las operadoras. La propia Vodafone está en las quinielas para ser una de las protagonistas de la concentración del mercado telco junto a MásMóvil.

Analizando el rendimiento de la compañía, los ingresos totales también sufrieron una leve contracción. La compañía ingresó 1.059 millones de euros, un 1,8% menos que en el tercer trimestre fiscal de 2020.

Campaña fuerte de descuentos

Vodafone España informa en un comunicado que la reducción de la cifra de negocio se debió al “contexto competitivo del mercado y a la caída de ingresos procedentes del roaming y los turistas a causa del coronavirus”.

Ese contexto competitivo se vio también en la actividad comercial, que estuvo fuertemente marcada por el alto volumen de portabilidades  —cambiar de compañía manteniendo el número de teléfono— y la agresividad con descuentos y promociones en las campañas de captación. “Se ampliaron hasta el mes de noviembre”, reconoce Vodafone España.

Vodafone redujo su base de clientes móviles y de banda ancha, pero captó más clientes de televisión de pago

De esta forma, la base de clientes se redujo en el segmento de clientes móviles y de banda ancha. El primer grupo retrocedió en 45.000 clientes y el segundo en 22.000. La nota positiva fueron los clientes de televisión, que crecieron en 46.000 nuevas altas.

Los resultados de Vodafone son los primeros tras el cambio de CEO en España. El que fuera consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, dejó el cargo con efectos el 1 de octubre y fue relevado por Colman Deegan. Coimbra es ahora presidente no ejecutivo del grupo.

La estrategia de Vodafone para volver a crecer

Al margen de este retroceso puntual en la recta final de 2020, Vodafone reitera que sigue su camino para volver a la senda del crecimiento. Un camino que empezó a labrar en 2019, cuando reconfiguró su posicionamiento en el mercado, marcado negativamente durante los primeros meses por la salida del fútbol de pago.

Ese año la compañía quiso competir con el lanzamiento pionero de tarifas de datos ilimitados y el despliegue de 5G, así como la inclusión de ambos servicios en todas las tarifas de particulares y la apuesta por consolidar el catálogo de contenidos (cine y series).

Otra apuesta clave de Vodafone España ha sido el impulso de la marca Lowi para competir con éxito en el low cost. La marca de bajo coste registró una ganancia neta de 49.000 líneas en este último trimestre y al cierre de diciembre contaba con 1,1 millones de clientes en España.