Volkswagen volverá a cerrar su planta de Navarra por falta de microchips

La compañía ha anunciado que volverá a echar la persiana el lunes 25 de octubre y el viernes 29 en lo que es la segunda semana consecutiva con cierres intermitentes

Imagen del logotipo de la compañía automovilística alemana Volkswagen / Simon- Pixabay

Continúa la crisis en el sector automovilístico debido a la escasez de materiales semiconductores, uno de los componentes clave para la fabricación de microchips. Esta escasez ha originado durante los últimos meses un efecto dominó, pues ante la falta de semiconductores ha bajado exponencialmente la producción de microchips y, con ella, la producción de los vehículos en los que van integrados.

Esta crisis, que ha puesto en jaque al sector automovilístico no solo español, sino europeo, ha obligado a las compañías a adaptar los turnos y los horarios, llevando incluso muchos de sus trabajadores al ERTE. Una de las afectadas es Volkswagen, y es que la compañía alemana ha anunciado este miércoles que cerrará temporalmente su planta de producción en Navarra tanto el próximo lunes como el viernes 29 de octubre.

Así, la fábrica abrirá con normalidad en los tres turnos habituales tanto martes 26 como miércoles 27 y jueves 28. Por tanto, suspenderá los tres turnos laborales del lunes y el turno único del viernes.

No obstante, el viernes sí acudirán a sus puestos los trabajadores del taller de Prensas en turno de mañana, tarde y noche, que operarán en una única máquina y los de la sección de Chapistería, que hará solo el turno de mañana.

Este es el segundo parón consecutivo de la producción ya que, en esta semana, tanto el pasado lunes como el próximo viernes las instalaciones de la automovilística alemana en su planta de Navarra volverán a echar la persiana.

Tampoco se trata de la única marca o compañía que está encontrado dificultades para continuar con su producción, pues Seat, empresa tradicionalmente española que pertenece al grupo alemán, llevó al ERTE a buena parte de su plantilla a finales del pasado mes de septiembre debido al descenso de la producción provocada por la falta de suministros.

Misma situación ocurre en Renault. La compañía francesa ha prorrogado recientemente el ERTE al que ha sometido a su plantilla después de que, a finales del mes pasado, tuviera que bajar su producción por la falta de estos raros materiales.

Andoni Berná Calvo