Abad y Mestre seguirán en Unnim tres meses más

stop

VENTA AL BBVA

Jordi Mestre

07 de marzo de 2012 (21:20 CET)

Unnim ha entrado en el limbo. Este miércoles el Banco de España ha decidido adjudicar la entidad al BBVA de Francisco González (FG para el sector), pero los nuevos propietarios tardarán en recibir las escrituras un mínimo de tres meses.

Sin embargo, todo el mundo gira la vista ya hacia la Castellana madrileña en busca de respuestas sobre el futuro. Los 3.000 trabajadores quieren un plan que garantice el empleo, aunque su recorrido en BBVA tendrá, con toda probabilidad, mayor continuidad que el presidente de la CECOT y consejero de Unnim, Antoni Abad, y que el director general, Jordi Mestre.

La operación de subasta necesita la autorización final de Bruselas y hasta entonces la caja catalana seguirá bajo la dirección del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob). Los actuales responsables, Abad y Mestre --supervisados por otros tres consejeros del Frob--, seguirán en sus puestos hasta que FG asuma la gestión y el futuro de los máximos dirigentes.

Con toda probabilidad, el director territorial del BBVA en Catalunya, Xavier Queralt, tomará las riendas de la entidad y, aunque no mandará todavía, sí ejercerá de gran hermano. El Frob, por su parte, se coordinará con los nuevos dueños hasta que entregue las llaves de la caja.

La transición será igual a la de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) --que compró el Sabadell-- , “aunque previsiblemente será más ágil debido a la experiencia adquirida en los procesos de subasta” por la banca y el regulador, según las fuentes financieras consultadas. El tamaño de Unnim, con 30.000 millones en balance, ayudará a acelerar el desembarco del BBVA en Sabadell.

El Frob y BBVA firmarán un contrato de arras que recogerá las condiciones de la adjudicación: el Fondo de Compensación de Depósitos ha garantizado 5.400 millones de euros para que el banco de FG absorba por un euro la unión de cajas de ahorros. Ese documento dará respaldo legal al periodo de transición.

Un regalo para la gran banca


El propio Mestre inauguró el limbo temporal. Mandó el comunicado oficial a toda la plantilla, de aproximadamente 3.000 trabajadores, en paralelo al hecho relevante que informaba de la adjudicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Entre los trabajadores --al menos en parte de la representación sindical--, el resultado de la subasta ha caído como un jarro de agua fría, sobre todo por el precio admitido por Unnim: un euro.

El responsable de banca de la Federación de Servicios de UGT, Sebastián Moreno, ha lamentado que el Banco de España haya decidido adjudicar Unnim al BBVA por ese precio simbólico. "Del mismo modo que ocurrió con la CAM, la adjudicación de Unnim es una forma de regalar parte del sector a los poderosos de la banca", explica Moreno.

UGT ha calificado de "muy considerables" las ayudas iniciales a través del Fondo de Garantía de Depósitos, y ha avanzado que el sindicato exigirá al BBVA un protocolo de garantía de empleo, ya que considera que existen muchas duplicidades en Catalunya, lo que podría tener un impacto sobre el trabajo.

Dos semanas entre despachos


En todo caso, y pesar de que los sindicatos alertan sobre las redundancias, el BBVA se ha mostrado satisfecho y “seguro de la operación”, según González. El equipo de valoración que envió a Unnim para valorar la operación estuvo 15 días completos trabajando en los despachos nobles de la caja catalana.

Fuentes internas de la franquicia vendida aseguran que “mostraron muchísimo interés en todo momento”. Junto a los equipos de Ibercaja y Popular, fueron los técnicos que más dedicación prestaron a la due diligence. Ese interés y asumir hasta 1.100 millones en pérdidas han sido los motivos que han convencido al Banco de España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad