Subida del SMI: BBVA Research prevé que se destruyan 75.000 empleos en 2019. En la imagen, un camarero atiende una mesa en un bar.
stop

BBVA Research cree que el alza del salario mínimo a 900 euros puede condicionar negativamente la economía y destruir 75.000 empleos ya en 2019

Nahiara S. Alonso

Economía Digital

Subida del SMI: BBVA Research prevé que se destruyan 75.000 empleos en 2019. En la imagen, un camarero atiende una mesa en un bar.

Madrid, 06 de febrero de 2019 (17:14 CET)

BBVA Research se muestra optimista con el crecimiento de la economía española. Pese a la rápida ralentización del exterior, calcula que el PIB se situará en España en el 2,4%, solo una décima por debajo de 2018. Sin embargo, no es tan optimista con las consecuencias de la subida del salario mínimo a 900 euros.

"El notable incremento del salario mínimo para 2019 puede condicionar la evolución de la economía y del empleo", defiende el BBVA Research en su informe sobre la situación de España del primer trimestre de 2019. Según sus cálculos, a corto plazo se podrían dejar de crear entre 20.000 y 75.000 puestos de trabajo.

Además, asegura que a medio y largo plazo, el impacto alcanzaría los 160.000 empleos, aunque en el peor de los supuestos se perderían hasta 319.000. El Banco de España había ya calculado que en el año se podrían destruir unos 125.000 empleos.

Impacto sobre la renta disponible de las medidas de impulso fiscal en España y del aumento del SMI en millones de euros. Fuente: BBVA Research

Impacto sobre la renta disponible de las medidas de impulso fiscal en España y del aumento del SMI en millones de euros. Fuente: BBVA Research

Ya en enero, el primer mes del año con el SMI, se perdieron 200.000 empleos. El ejecutivo de Pedro Sánchez desligó esta destrucción de empleo de la subida del salario. Enero suele ser un mal mes para el empleo, pero en esta ocasión fue el peor desde 2013.

Este efecto repercutiría principalmente en los trabajadores más vulnerables, como las mujeres, los jóvenes, los extranjeros, los menos cualificados, los contratados a tiempo parcial, los temporales y aquellos que trabajan en empresas de menor tamaño y poco competitivas.

En ausencia de medidas, BBVA Research cree que a largo plazo la subida del SMI podría llevar al PIB a situarse entre siete décimas y 1,2 puntos porcentuales por debajo del nivel previsto, y restar entre nueve décimas y 1,6 puntos al empleo.

Incremento de la remuneración

Aun así, BBVA Research cree que, a pesar de sus consecuencias sobre el empleo, el alza del SMI podría incrementar la remuneración de asalariados a corto plazo y, en consecuencia, su nivel de gasto. En particular, si las empresas absorben la revalorización, el efecto sobre la masa salarial sería positivo en 2019 y 2020, de entre una y dos décimas.

Además, considera que podría contribuir a reducir la desigualdad salarial en la medida en que el aumento aproxime el salario mínimo al medio. Sin embargo, a largo plazo el impacto sería negativo, pudiendo aumentar la desigualdad de renta.

Para mitigar las repercusiones negativas, la entidad cree que la subida del salario mínimo tiene que ir acompañado por mejoras en la eficiencia​ de las políticas activas de empleo, como estrategias de activación tendentes a potenciar la empleabilidad de los colectivos que puedan verse más afectados.

Las previsiones de BBVA Research apuntan a que la economía podría crear alrededor de 800.000 puestos de trabajo hasta 2020, con lo que la tasa de paro se reduciría al 13,8% en 2019 y al 12,6% en 2020 desde el 15,3% actual.

Crecimiento del PIB del 2,4%

Durante 2018 se dio una desaceleración de la tasa de crecimiento en cinco décimas, del 3% al 2,5%. Según BBVA, la caída fue consecuencia del deterioro exterior, la menor fuerza de los vientos de cola y una menor confianza empresarial.

Sin embargo, en el último trimestre de 2018 y en el primero de 2019 BBVA observa una leve aceleración por el abaratamiento del precio del petróleo​. A esto se une que las exportaciones siguen creciendo. Por ello, calcula que en 2019 el PIB aumentará el 2,4%, solo una décima por debajo de la cifra de 2018.

Además, este cálculo es superior a la previsión del Gobierno, cifrada en el 2,2%. Para 2020, el avance de la actividad se frenará hasta un 2%, todavía unas tasas muy robustas, según el servicio de estudios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad