La banca acelera el cierre de sucursales para rebajar costes. EFE

La gran banca pasa la tijera: 700 oficinas menos en un año

stop

Caixabank y Banco Santander son las entidades que más oficinas han cerrado en los últimos meses, decisión que ha ido acompañada de sendos ERE

Madrid, 27 de agosto de 2019 (04:55 CET)

La necesidad de reducir costes en la banca pasa factura a las oficinas y a sus trabajadores. La búsqueda de fórmulas para impulsar sus beneficios en un entorno marcado por los bajos tipos de interés ha provocado el cierre de miles de oficinas en los últimos años. Los datos más recientes publicados por los grandes bancos españoles constatan que el recorte de sucursales no ha arremetido.

Según la información que acompaña los resultados del primer semestre de 2019 presentados por BBVA, Caixabank, Banco SantanderBankia Banc Sabadell,  las entidades registraron un descenso en el número de oficinas en España de 701 sucursales respecto a los datos del primer semestre de 2018.

En concreto, Caixabank fue la entidad que registró una mayor caída en el número de oficinas. En el primer semestre de 2018 registraba un total de 4.742 oficinas en España, mientras que esta cifra descendía a 4.430 en 2019, es decir, 312 sucursales menos. La entidad que dirige Gonzalo Gortázar ya había advertido en el plan estratégico que presentó en noviembre del año pasado un ajuste de plantilla de 2.023 empleados por el cierre de unas 800 oficinas. No obstante, durante la presentación de resultados del primer semestre de 2019, Gortázar calmó las aguas al asegurar que no prevén más recortes en los próximos años. 

A Caixabank le sigue Banco Santander que, a cierre del primer semestre de 2019,  contabilizó en España un total de 4.247 oficinas, 221 menos que el año anterior, cuando registraba 4.468. A esto se suma que Santander España va a comenzar a ejecutar en septiembre el recorte de 1.150 sucursales anunciado para reducir los solapamientos provocados por la integración de Banco Popular

Este proceso de ajustes en las oficinas acompaña al expediente de regulación de empleo (ERE) firmado por la dirección con los sindicatos el 17 de junio, que afectará a 3.223 empleados, casi un 10% de la plantilla. 

BBVA también ha pasado la tijera por sus oficinas, aunque de una manera más discreta, ya que, a diferencia de Caixabank y el Santander, la reducción de oficinas no le ha llevado a acometer un ERE. Aun así, durante el primer semestre de 2019 la entiddad presidida por Carlos Torres registró un total de 2.733  sucursales en España respecto a las 2.881 de 2018, es decir 148 menos. 

Muy por detrás, Bankia y Sabadell también registran descensos en el número de oficinas, aunque las cifras se alejan de las de los bancos ya mencionados. El banco que preside Josep Oliu tenía en el primer semestre de 2018 un total de 1.877 oficinas en España que pasaron a 1.864 (13 menos).  Por su parte, Bankia registró en 2019 un total de 2.277, tan solo 7 menos que un año antes.  

Los bancos auguran más recortes

Con los ajustes de la crisis aún presentes y con una política expansiva del  Banco Central Europeo marcada por los bajos tipos de interés, el negocio bancario ve cómo tendrá aún más difícil conseguir rentabilidad y ha decidido actuar. Los recortes parecen que continuarán en los próximos años, y así lo han asegurado algunos representantes del sector. 

Gonzalo Gortázar, que negó más ajustes para Caixabank, sí se refirió al conjunto del sector durante la presentación de resultados: "“Es inevitable que siga habiendo ajustes, en nuestro país y fuera: estamos viendo anuncios constantemente y tenemos que adaptarnos”.

En la última década, se han cerrado 19.899 sucursales –cajas de ahorros y entidades financieras de créditos incluidas–, a un ritmo de cinco al día, una cifra que representa el 39% del ajuste de red que se ha hecho en toda Europa, según datos del Banco Central Europeo.

Según los datos del Banco de España, en septiembre de 2008 la banca española sumaba el mayor número de oficinas bancarias de Europa y de su historia, con 45.707. Este número caía a 26.011 oficinas una década más tarde, lo que supuso el número más bajo de sucursales registrado por las estadísticas del supervisor desde finales de 1980, cuando aún no se había producido la expansión de las cajas de ahorros.

Ajustes de plantilla 

La banca española ha sido la que más empleo ha destruido en Europa durante la crisis. De 2008 a 2018, una de cada cuatro salidas de profesionales del sector financiero se ha producido en España, según datos del Banco Central Europeo (BCE). Como consecuencia del rescate de las cajas de ahorros y del ajuste de la red de sucursales, el sector ha periodo 97.442 puestos de trabajo. La plantilla total se ha reducido de 276.497 a 179.055 empleados. Sólo el año pasado salieron 3.998 trabajadores.

Este mismo año, Caixabank y el Santander han acordado 2.023 y 3.223 bajas respectivamente, un total de 5.246 trabajadores que saldrán de las entidades con prejubilaciones o indemnizaciones. El año pasado, Bankia ponía sobre la mesa un ERE que suponía la extinción de un total de 2.000 puestos de trabajo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad