La banca recorta 3.200 empleos en 2020 antes de la gran tormenta

BBVA y el Santander concentran el 60% de los despidos pero se espera que en 2021 el protagonismo sea para Caixabank y Bankia

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (i), la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín (c) y el presidente del BBVA, Carlos Torres (d). (EFE)

La banca española cerró 2020 con algo más de 150.000 empleados en España, teniendo en cuenta las 11 entidades nacionales que quedan. La reducción de plantilla en el año de la pandemia de Covid-19 fue de solo 3.202 personas, pero se respiraba esa calma tensa previa a la gran tormenta: las fusiones prometen recortes muy importantes en 2021.

Caixabank, BBVA, Banco Santander, Banc Sabadell, Bankia, Unicaja, Abanca, Kutxabank, Ibercaja, Bankinter y Liberbank terminaron el año con 150.063 empleados en total. El dato no es del todo preciso pues Kutxabank e Ibercaja no han presentado los resultados de 2020 y su cifra de plantilla corresponde al 30 de septiembre, pero sí que es muy aproximado.

BBVA y el Santander concentraron cerca del 60% de la reducción de plantilla de la banca española el año pasado. Entre los dos, prescindieron de casi 2.000 trabajadores. Ambos bancos han contado este año con planes de prejubilaciones y salidas voluntarias, no solo en España.

Así, la entidad que preside Ana Botín redujo su equipo a 26.691 personas, 939 menos (3,4% menos), mientras que la que lidera Carlos Torres prescindió de 953 (3,1%), hasta las 29.330 personas.

El Sabadell adelgazó su plantilla en 311 personas (1,8%), hasta los 16.749 empleados, justo antes de aprobar la baja de algo más de 1.800 trabajadores. Estas salidas se iniciaron el 31 de enero y culminarán el 31 de marzo, por lo que la entidad que preside Josep Oliu todavía tiene que hacer el gran ajuste, que podría no ser el último.

Caixabank y Bankia viven un 2020 tranquilo en cuanto a salidas

Caixabank y Bankia, dos entidades que en años anteriores han protagonizado planes de salidas, vivieron un 2020 tranquilo en ese aspecto. Podría decirse que concentraron sus esfuerzos en su fusión y, evidentemente, en combatir los efectos de la pandemia.

La entidad propiedad de La Caixa solo redujo su equipo, el mayor del sector en España, en 84 personas, hasta las 30.812. La que preside José Ignacio Goirigolzarri y controla el FROB vivió 85 salidas, hasta los 15.950 empleados.

Este año, y quizá en algunos más, se espera que la nueva Caixabank plantee un gran plan de salidas que se estima puede afectar hasta a 10.000 personas. De momento, los recortes no han trascendido y están pendientes de que culmine la fusión, algo previsto para el mes de marzo.

La otra fusión, Unicaja-Liberbank, puede costar 2.000 empleos más

Unicaja y Liberbank también negocian su fusión en unas conversaciones que se están alargando más. Antes de ello, en 2020, ya recortaron 560 empleos; la mayoría, Unicaja, que tras BBVA y el Santander, fue el banco que más redujo su plantilla: en 510 empleados (7,6%), hasta los 6.209. Liberbank prescindió de 50 empleados, hasta los 3.034.

Así, en total sumaban más de 9.200 trabajadores a principios de este año, de los que podrían peligrar un 30%, es decir, unos 2.000, según algunos cálculos del sector.

Kutxabank y Abanca reducen plantilla entre rumores de fusión

Kutxabank y Abanca, dos entidades del norte de España –concretamente, del País Vasco y Galicia respectivamente–, han hecho reducciones similares. De 151 la primera, a datos del tercer trimestre, hasta los 5.340 empleados; de 148 la segunda, hasta 5.885 trabajadores.

Ambas tienen en común también que los rumores del sector las va poniendo periódicamente en las quinielas de fusiones –el Sabadell e incluso BBVA para Kutxabank; Unicaja y Liberbank para Abanca– pero no se concretan. Mientras tanto, siguen su camino en solitario con reducciones alrededor del 2,5% de su plantilla

Un cajero de Abanca en Santiago de Compostela (Galicia). EFE

Con Bankinter e Ibercaja no hay rumores creíbles. La primera de las entidades tiene un modelo muy claro y rentable, y tan bien dimensionado que solo redujo la plantilla en 35 personas (0,7%), hasta los 4.946 empleados. El banco aragonés fue la excepción y, hasta septiembre, incrementó en 64 personas su plantilla, hasta las 5.117 personas. Pero está negociando un ERE para 750 empleados.

La banca puede perder más del 10% del empleo en 2021

Tras este 2021 tirando a tranquilo en lo laboral para la banca, 2021 promete ser mucho peor. Más de 15.000 trabajadores del sector pueden perder su empleo, el 10% del total, si se llevan a cabo todos los planes de prejubilaciones y salidas en proceso y previstos.

Solo las fusiones ponen en riesgo unos 12.000 empleos, si bien no todos se recortarían este mismo año. Los planes de prejubilaciones pueden durar varios años si no hay suficientes empleados susceptibles de acogerse a los mismos. Serían hasta 10.000 de Caixabank y Bankia y 2.000 de Unicaja y Liberbank.

El Sabadell ya ha activado más de 1.800 salidas y, aunque Josep Oliu dijo esta semana que no se prevén más recortes, lo cierto es que se espera que el plan estratégico que presentará su futuro consejero delegado, César González-Bueno, en mayo, pueda contemplar más salidas. Reuters habló de 2.000 más, si bien son, por ahora, rumores.

Si sumamos el plan pendiente de Ibercaja para 750 personas, ya se rozarían los 15.000 afectados. Esta cifra, previsiblemente, se superaría con el goteo de salidas del resto de bancos, a expensas de la presentación de algún otro plan de voluntarios o ERE, que dispararía todavía más la pérdida de empleo en el sector.