La banca destruye 94.000 puestos de trabajo desde 2008

La tormenta perfecta de robots y fusiones reduce un 35% la plantilla y el recorte todavía no ha terminado en el sector bancario

Una oficina de CaixaBank, cuya fusión con Bankia desencadenará la pérdida de más empleos en el sector bancario

Una oficina de CaixaBank, cuya fusión con Bankia desencadenará la pérdida de más empleos en el sector bancario

La banca vive inmersa en una gran transformación de su modelo tradicional. El cambio de hábitos de los clientes —menos visitas a las oficinas y más uso de los canales digitales— se suma a la concentración del sector en plena segunda ola de fusiones tras la vivida en la crisis financiera de 2008. La tormenta perfecta tiene como el resultado un gran recorte de sucursales y empleados.

En pleno boom económico, con el PIB de España dopado por el crédito fácil que hinchaba la burbuja del ladrillo, las entidades de depósito acabaron 2008 con una plantilla de 270.855 empleados, según los datos del Banco de España. Las últimas cifras publicadas por el organismo muestran que esta se ha reducido a 176.838 trabajadores en 2019. En 11 años, el recorte asciende a 94.000 trabajadores.

Una sangría de empleados que continúa, los datos recogidos por Europa Press en el primer semestre de 2020 suman otras 1.456 bajas en ese periodo. Una reducción de plantilla que siguió en el segundo semestre del año y que todo indica que continuará. Comisiones Obreras augura que el empleo del sector se situará por debajo de los 150.000 puestos.

Por el momento, las entidades ya han anunciado nuevos recortes de trabajos. Santander tiene en marcha el cierre de unas 1.000 sucursales y en paralelo, un recorte de empleos previsto que asciende a 3.600 empleados. Sabadell tiene en su agenda la salida de unos 1.817 trabajadores en España, según informa EFE, que dejarán la entidad entre febrero y marzo.

La fusión de Unicaja y Liberbank también conllevará la tijera en el número de empleados de la nueva entidad, al igual que en la fusión de Bankia y CaixaBank. Aunque todavía no hay datos oficiales, en el primero de los casos algunas estimaciones hablan de 1.900 empleos. En el caso del nuevo gigante bancario que creará la unión de Bankia y CaixaBank las entidades todavía no han querido dar cifras, pero algunos analistas elevan la cifra hasta los 8.000 puestos.

Con los procesos más automatizados se necesitan menos plantilla

“La reducción de plantilla ya se estaba haciendo antes de la pandemia”, explica Juan Abellán, director del Máster en Finanzas y Banca Digital del Instituto de Estudios Bursátiles, en conversación con Business Insider España.

En sentido, Abellán apunta que uno de los factores que se han producido en el sector es la digitalización, que se ha “acelerado” por la pandemia, que también ha traído que los tipos de interés se mantengan en negativo.

Así, la banca tiene que seguir buscando la reducción de costes para que su negocio sea eficiente. “Hasta ahora en la cuenta de resultados de los bancos, aproximadamente algo más del 60% correspondían a gastos de personal, una de las partidas más importantes, frente por ejemplo un laboratorio donde no llegan al 10%”, apunta.

Esta reducción de costes se suma a la digitalización que atraviesa el sector. Por un lado, los clientes cada vez acuden más a las oficinas y realizan más trámites a través de canales online. Por otro, los procesos que hay por detrás de los bancos cada vez están más automatizados y eso hace que sea necesario menos personal para llevar a cabo determinada operativa.

Una tendencia a la automatización que afectará a todos los sectores. Un informe de la consultora McKinsey señala, por ejemplo, que entre 400 y 800 millones de puestos de trabajo en todo el mundo serán sustituidos por máquinas. Otro análisis de un investigador del MIT junto con la Universidad de Yale apunta que en Estados Unidos la entrada de un nuevo robot puede acabar con casi seis empleos.

¿Esto cómo afectará a España? Los cálculos de un informe de CaixaBank Research estimaba que un 43% de los puestos existentes en nuestro país corrían riesgo de ser automatizados aunque advertían que “no hay que confundir el potencial de robotización de la economía con la desaparición de los empleos”.

En el caso de la banca, esto se traduce en que está cambiando el perfil del personal que se incorpora a las entidades. Cada vez más, los bancos empiezan a contratar trabajadores con perfiles de ciencias como matemáticas o ingeniería para llevar a cabo estos procesos de automatización.

Las fusiones defensivas para buscar eficiencia

Hubo un tiempo en que una ardilla podía recorrerse la geografía española saltando de un árbol en otro. También hubo tiempo más cercano en el que hubiera podido hacerlo contratando una hipoteca pasando de sucursal bancaria en sucursal bancaria.

España ha estado tradicionalmente a la cabeza de los países europeos con un mayor número de oficinas. Esto sumado a un gran número de bancos hacía que la el número de empleados también fuera elevado.

La quiebra de las cajas de ahorro fue el primer paso en esta reducción de plantilla de la banca en paralelo con la reducción de sucursales. La gran mayoría de las antiguas cajas de ahorro acabaron absorbidas por grandes bancos que redujeron sus servicios centrales y oficinas al fusionarse.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, en la reunión para cerrar la fusión.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, en la reunión para cerrar la fusión.

Tras esa primera ola de fusiones, llega ahora una nueva ronda de fusiones. Los bancos buscan la eficiencia en sus cuentas y con los tipos negativos, la solución más rápida es fusionándose con otros bancos lo que les ayuda a generar sinergias y por tanto, ahorro de costes. Un ahorro que pasa por el recorte de plantilla.

“Las fusiones que se están haciendo son defensivas”, señala Abellán, que explica que estas se están realizando con el objetivo de reducir costes, frente a otro tipo de operaciones que pueden ser ofensivas para buscar crecer o ampliar mercado.

Noticia original: Business Insider

Autora: Marta Garijo