Caixabank y el Sabadell requieren 2.102 y 412 millones más para cumplir con la reforma financiera

stop

PROVISIONES

El consejero delegado de Caixabank, Juan María Nin, y el presidente de la entidad, Isidro Fainé

13 de mayo de 2012 (22:27 CET)

Caixabank deberá realizar provisiones adicionales por 3.389 millones de euros (2.372 netos de impuestos) para cumplir con la reforma financiera sobre el crédito inmobiliario no problemático, según ha informado la entidad presidida por Isidro Fainé a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Esta cifra ya incluye la cartera de Banca Cívica.

Las exigencias para Caixabank en solitario son de 2.102 millones (1.471 netos de impuestos), mientras que a Banca Cívica corresponden 1.287 millones (901 netos), según datos a 31 de diciembre.

Caixabank ha destacado que su negocio recurrente y la capacidad de generar plusvalías le permitirán absorber el impacto de los nuevos requerimientos de provisiones, y, dado que las estimaciones de ajustes por 3.400 millones por integrar Banca Cívica exceden los 1.287 millones adicionales, prevé cumplir el nuevo decreto sin "un impacto significativo adicional ni en patrimonio ni en solvencia".

En cuanto al Banc Sabadell, estima que el impacto del cumplimiento de los requisitos del decreto sobre saneamiento del sector financiero será de 412 millones de euros antes de impuestos.

Según la entidad de Josep Oliu, la cantidad incluye la incorporación prevista de Banco CAM. Además, ha explicado que el importe se asumirá contra los resultados de 2012 y que la previsión de beneficio neto después del ajuste "sigue siendo positiva".

Bankia

La cantidad que necesita Bankia es bastante más elevada, pues ha calculado que tendrá que hacer provisiones adicionales por 4.722 millones de euros para cumplir.

La entidad, nacionalizada el miércoles, ha señalado a la CNMV que cubrirá estas necesidades dentro del plazo previsto, aunque no ha detallado cómo lo hará.

El grupo se limita a apuntar que "comparte plenamente" los objetivos de la reforma financiera y que mantiene "un compromiso claro de saneamiento y contribución a la reestructuración del sector financiero".

Los bancos de Botín

Banco Santander ha estipulado que deberá provisionar  2.700 millones de euros antes de impuestos, según ha detallado la entidad a la CNMV. Banesto, en un comunicado paralelo, ha informado de que necesitará 600 millones.

Según han explicado ambos bancos, estos saneamientos son adicionales a los exigidos el pasado febrero por el Gobierno, de los que aún están pendientes de dotar 2.300 millones antes de impuestos, en el caso del Santander.

Los saneamientos pendientes más los que contempla el nuevo real decreto supondrán un importe total de 5.000 millones antes de impuestos para la entidad que preside Botín, que quedarán íntegramente cubiertos en 2012 con cargo a las plusvalías y los resultados que se obtengan durante el año.

Más entidades

Unicaja (281), Liberbank (496), Bankinter (136) y Novagalicia Banco (1.100) también han desvelado ya cuanto más tendrán que poner. La mayoría de ellos destacan que podrán enfrentar la reforma sin medidas extraordinarias.

El viernes, el ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció que el Gobierno exigiría que los bancos provisionaran la mitad de los créditos del ladrillo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad