Carmen Cafranga asegura que Hacienda conocía la existencia de las tarjetas de Caja Madrid

stop

La dimitida presidenta de la Fundación Caja Madrid deposita un aval bancario por el importe de lo gastado

Cafranga, la expresidenta de la Fundación Caja Madrid | EFE

08 de octubre de 2014 (14:02 CET)

Carmen Cafranga, hasta hace unos días presidenta de la Fundación Caja Madrid, asegura que tanto el Banco de España, como Hacienda y la CNMV estaban al corriente de las tarjetas de crédito opacas que acumularon un gasto de 15,5 millones y de una de las cuales ella era titular.

Ha depositado ante un notario un aval bancario con el importe de los 175.000 euros que habría cargado a la visa, pero en concepto de garantía hasta que los tribunales dejen claro si su utilización fue ilegal y si hay que devolver las cantidades a la entidad que “resultase acreedora, que a día de hoy se desconoce”.

Actuación correcta

“En ningún momento he tenido ni tengo la menor sensación de culpa por mi actuación en los hechos que ahora ocupan la atención de los medios”, dice en la misiva que dio a conocer ayer para defenderse de las acusaciones.

También asegura que siempre actuó en función de las instrucciones de los directivos de la caja que se ocupaban de las retribuciones e incentivos a los consejeros. El sistema, incluidas las tarjetas, tenía el visto bueno del consejo de administración de la caja: “A posteriori he verificado que estos incentivos estaban aprobados por los órganos rectores y han sido contrastados por varios dictámenes jurídicos”.

De alguna forma, el uso de la tarjeta era una retribución por su dedicación a la presidencia de la fundación, según se desprende del comunicado, dado que el cargo no estaba recompensada económicamente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad