Cómo cambiar las condiciones de su hipoteca sin morir en el intento

stop

El banco puede cobrarle cientos de euros si decide marcharse a otra entidad

Stands de promoción de ING Direct y Bankinter

12 de abril de 2015 (19:33 CET)

Son muchos los clientes que no están conformes con las condiciones de su hipoteca, ya sea por las comisiones que el banco les cobra en la cuenta asociada al préstamo hipotecario, por tener un índice como el IRPH, que en estos momentos resulta más caro que el Euríbor, o bien porque consideran que en sus contratos hay cláusulas abusivas como pueda ser el impopular suelo hipotecario. Sea por lo que sea, todos tienen una alternativa: cambiar su hipoteca de banco.

Eso sí, subrogarse no es gratis ni sencillo y cambiar una hipoteca de banco puede acabar resultando caro, así que antes de iniciar un proceso de subrogación es importante analizar todo lo que conlleva el cambio, según señala HelpMyCash.com. A continuación, los puntos más importantes a tener en cuenta:

No hace falta pedirle permiso al banco para cambiar la hipoteca a otra entidad

Podemos cambiar la hipoteca a otro banco en cualquier momento, para ello no hace falta ni el consentimiento de la entidad ni que el contrato especifique la posibilidad de amortización anticipada para poder aceptar una oferta mejor en otro banco. Sin embargo, hay que tener presente que, por norma general, los bancos solo aceptan a clientes que como mínimo hayan pagado tres años de su hipoteca en la anterior entidad.

El banco puede retener al cliente si iguala o mejora la oferta

Esto se conoce como "enervar la oferta". Para hacerlo hay un plazo de quince días y el banco tiene que comparecer delante de un notario señalando su intención de igualar o mejorar la propuesta de la nueva entidad.

Subrogarse puede suponer un gasto extra de cientos de euros

Llevarse la hipoteca de un banco a otro no es tan sencillo como despedirse de una entidad y firmar un contrato en la nueva, sino que habrá que hacer frente a gastos de cancelación y de apertura, a la tasación del inmueble, pagar impuestos, volver al notario y al registrador… Hay que prepararse para abonar un importe no inferior al 1 % de la hipoteca pendiente por pagar, o sea, unos 1.000 euros por cada 100 mil. Es importante calcular la cuota de la nueva hipoteca y averiguar en cuántos meses se habrá amortizado la operación.

Los gastos están limitados

La Ley 2/1994, de 30 de marzo, impone unos límites en los honorarios notariales y registrales. Si firmamos la hipoteca a partir del 9 de diciembre de 2007, la ley obliga al anterior banco a no cobrarnos más del 0,5 % por este concepto. Y si llevamos más de 5 años pagando la hipoteca en el mismo banco, no nos pueden cobrar más de un 0,25 % cuando nos llevemos la hipoteca a la nueva entidad.

En 2015 se pueden encontrar buenas opciones para subrogarse

Hasta hace unos cuantos meses, era bastante difícil encontrar hipotecas que aceptasen la subrogación, pero ahora cada vez son más las entidades que las publicitan, desde La Caixa hasta ING Direct, pasando por Bankinter, Deutsche Bank o Bancorreos. Incluso es posible encontrar ofertas interesantes yendo a preguntar a cualquier oficina bancaria.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad