Cómo viajar con el móvil y no llorar por la factura al regresar

stop

Aunque el roaming está regulado en la UE, hay que consultar las tarifas para otros destinos, o marcar límites al consumo de megas para evitar sorpresas con la facturación

Se puede sacar el máximo partido al móvil, pero prestando atención al consumo.

Barcelona, 02 de julio de 2016 (12:57 CET)

Mapa, cámara de fotos e incluso linterna. El teléfono móvil se ha convertido en la navaja multiusos del siglo XXI. Sin embargo, en el momento que se cruza la frontera, sigue existiendo cierta reticencia a utilizarlo para su legítima función: la comunicación.

El temor a regresar de las vacaciones con una abultada factura de móvil a causa de las tarifas roaming ha sido el principal motivo. Por ello, cabe seguir algunos consejos para que este año se pueda disfrutar el móvil sin sufrir por los recargos.

1. Revisar qué tarifa aplicarán

El principal motivo por el cual se pagan elevadas facturas de móvil al salir del país es por la falta de planificación previa al viaje. Y es que, pese a que todas las operadoras ofrecen en forma pública las tarifas de roaming que aplican, son pocos los usuarios que las consultan antes de partir.

Por lo cual, lo primero que se debe saber es que estas tarifas varían en función del destino al que se viaje. Así, mientras que dentro de la UE están reguladas, fuera de esta zona los precios los negocian directamente entre las compañías. Esto significa que existen diferencia de precios entre las distintas operadoras. Para comparar los distintos costes se puede consultar la guía gratuita "Tarifas roaming 2016", de HelpMyCash.com.

2. Propuestas de las 'telecos' para ahorradores

A sabiendas de los precios de base, algunas compañías disponen de ofertas especiales para evitar los sobre costes por itinerancia. Este es el caso de Movistar u Orange, las cuales disponen de bonos especiales para los viajes por Europa. Es la misma estrategia ha seguido Simyo, la cual ha estrenado estos días sus nuevos paquetes de voz y datos desde 0,99 euros.

Pero con los que realmente se puede ahorrar son con algunos planes de Orange y Vodafone. Y es que estas telecos ya cuentan con tarifas móviles que incluyen el roaming gratuito. Así, en la naranja se pueden disfrutar de 100 minutos y 100 MB para utilizar en la UE gracias a la tarifa Ballena. Eso sí, nada comparable con la estrategia de Vodafone, la cual sumó esta ventaja a todas sus tarifas de contrato. Además, para los más exigentes, la roja permite el uso de sus minutos y megas en Europa y Estados Unidos.

3. Poner límites

Contar con una tarifa móvil que ofrezca un precio más bajo para el consumo fuera de España es muy interesante. No obstante, no hay que perder el norte compartiendo todas las fotografías en nuestras redes sociales o llamando cada día a la familia. Así, si no se quiere que los minutos y los megas a bajo coste desaparezcan en cuestión de horas, hay que ponerse límites.

Entre las fórmulas más sencillas para evitar sustos están el uso de las aplicaciones de mensajería instantánea en vez de los SMS o llamadas convencionales. Y es que, gracias a las redes wifi, se puede ahorrar un buen pico en la factura.

Ahora bien, si se decide contratar un bono especial o la propia tarifa roaming de la compañía, habría que configurar el móvil para que nos avise cuando se hayan consumido más megas de los esperados. Para ello solo cabe ir ir a los ajustes y marcar un límite. Además, siempre es recomendable desactivar las descargas automáticas.

Y es que no es necesario dejar el móvil en casa en los viajes o mantenerlo en modo avión todas las vacaciones. Con un poco de ingenio y siendo previsores, se puede sacar el máximo partido del teléfono sin volver a casa con una gran factura de recuerdo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad