Las finanzas personales están rodeadas de mitos que nos confunden. Foto: CC0 (dominio público)

Crédito, alquiler y otros mitos de las finanzas personales

stop

Existen mitos sobre las finanzas personales por los que pensamos que ciertas cosas perjudican las finanzas cuando realmente no lo hacen

10 de junio de 2018 (13:15 CET)

Recuerdo sentirme aterrorizada cuando conseguí mi primera tarjeta de crédito a los 20 años. Era reticente a conseguir una segunda algunos años más tarde. "¿No descarrilará mi registro de crédito y me hará parecer irresponsable con el dinero?", me preguntaba.

A pesar de que nunca me acerqué siquiera al límite de crédito y pagaba mis deudas por completo cada mes, solía hacerme esa pregunta. Me asustaba tener el poder de gastar dinero que no era mío.

Entonces una amiga me dijo que ella tenía seis tarjetas de crédito y ninguna deuda. Resulta que tener varias tarjetas de crédito es de hecho una jugada inteligente, a pesar de mi miedo durante años a que destruyese mi estabilidad financiera.

Buenas noticias: no estás "desperdiciando el dinero" si alquilas

A continuación, Business Insider desmonta otros mitos sobre finanzas personales –buenas noticias: no estás "desperdiciando el dinero" si alquilas– así que todos podemos parar de creer en que ciertas cosas son terribles para nuestro dinero cuando en realidad no lo son.

1. Consolidar las deudas más pequeñas primero

A pesar de la creencia popular en que las deudas de alto interés deben ser siempre priorizadas, una investigación de Harvard Business Review sugiere lo contrario. Prestando atención de forma estricta a los números, es más inteligente pagar primero las cuentas que tienen más altos tipos de interés.

De ese modo, evitamos pagar más y terminar incrementando nuestra deuda. Pero los investigadores concluyeron, tras una serie de experimentos, que era más motivado para los participantes ver desaparecer los balances pequeños.

"Centrarnos en pagar la cuenta con el menor balance tiene un efecto poderoso en la sensación de progreso - y de ese modo su motivación para continuar pagando sus deudas," escribe Remi Trudel, uno de los investigadores de HBR.

El bloguero Derek Sall recomienda pagar las deudas de menor a mayor

El bloguero de finanzas personales Derek Sall es un fan del método llamado "bola de nieve", que usó para pagar aproximadamente 100.000 dólares (85.000 euros) de deuda, incluyendo su hipoteca. "Mi sugerencia es que la gente pague sus deudas de menor a mayor e ignore los tipos de interés por completo," escribe en su blog.

"Por supuesto, esa deuda en tu tarjeta de crédito del 18% de interés debería preocuparte seriamente. Pero si afrontas las deudas menores con la intensidad que deseas, llegarás a ocuparte de ellas antes de los que crees –¡y luego las consolidarás antes de lo que creías posible!–".

2. Mantener separadas tus finanzas de las de tu pareja

Una de las conversaciones más importantes que tenemos antes de casarnos es sobre el dinero. ¿Cual es el estatus financiero de tu pareja?¿Está agobiado por la deuda? ¿Cuanto dinero tienen ahorrado? ¿Está invirtiendo? Para algunas parejas, estas cuestiones son el preámbulo a la unificación de las finanzas, pero esto no es cierto para todo el mundo.

Una decisión consciente de no compartir cuenta bancaria es perfectamente válida, siempre y cuando no escondas nada de tu compañero. Shana Lebowitz, de Business Insiderinforma que hay muchos casos en los que puede ser más inteligente mantener las finanzas separadas en la relación.

Es recomendable una cuenta común para gastos del hogar y cuentas separadas para gastos personales

Por ejemplo, si uno de los dos es mucho más acaudalado que el otro o si tenéis hijos de relaciones anteriores. Pero independientemente de si compartes cuenta bancaria o no, es crucial tener una conversación abierta sobre los hábitos y metas financieras.

Otra opción, sugiere Sophia Bera, CFP y fundadora de Gen Y Planning, es establecer un sistema "tuyo, mío y nuestro". Es decir, una cuenta común para gastos del hogar y cuentas separadas para mantener cierta libertad individual.

3. Alquilar en lugar de comprar

Aunque muchos expertos en finanzas elogian los beneficios a largo plazo de comprar vivienda, no pienses que estás tirando el dinero si alquilas. "Creo que para la gente joven, alquilar está infravalorado" dijo el blogero y gestor de finanzas Ben Carlson a Business Insider.

"Cuando eres joven, alquilar te da más opciones. La gente dice que no quieren pagar la hipoteca de otro, pero creo que, especialmente cuando eres joven y no tienes ataduras, te da la habilidad de trasladarte a otra ciudad por trabajo –cierto margen–. Una casa es mucho más cara de lo que la gente piensa. Es más que sólo la hipoteca".

Sin duda, al contrario que los propietarios de casas, los que alquilan no pagan impuestos inmobiliarios, tarifas como el IBI, intereses de la hipoteca, o costes de mantenimiento.

Puede resultar más barato comprar que alquilar en algunas ciudades, y viceversa

Pero no olvides que los mercados inmobiliarios varían mucho de una ciudad a otra, así que puede resultar más barato comprar que alquilar en algunas ciudades, y viceversa. En última instancia, tanto si alquilas comos si compras, debes intentar pagar menos del 30% de tus ingresos en vivienda.

Si te cuesta decidir entre alquilar o comprar, echa un vistazo a esta hoja de cálculo que te ayudará a calcular qué opción tiene más sentido en términos financieros para ti.

4. Acumular deuda

La noción de estar en deuda no es inherentemente atractiva. A nadie le gusta deber dinero, o cualquier otra cosa, en realidad. Pero estar libre de deuda no es un éxito en si mismo. De hecho, ten en cuenta dos casos donde estar en deuda puede de hecho ayudarte a avanzar: financiar tu educación y comprar una vivienda.

"La ventaja en ingresos proporcionada por la educación hace de las deudas estudiantiles una de las pocas formas de deuda que pueden pagar dividendos al contrayente a largo plazo," informa Todd Campell de The Motley Fool.

Endeudarse no es malo si proporciona una clara ganancia financiera

"Además, los intereses en los préstamos para estudiantes suelen ser relativamente bajos, y a menudo, los intereses son deducibles." Los pagos por esta deuda pueden ser prorrogados si tienes una emergencia financiera, o incluso condonados en algunos casos, como por ejemplo si trabajas para el estado.

Del mismo modo, si puedes conseguir un buen tipo de interés en tu hipoteca que mantenga tus gastos por debajo del 30% de tus ingresos, estás en una buena posición para comprar a largo plazo. También puedes deducir los intereses de la hipoteca de tus impuestos.

La conclusión: endeudarse no es malo si proporciona una clara ganancia financiera.

5. Tener varias tarjetas de crédito

Puede parecer una irresponsabilidad financiera tener la cartera llena de tarjetas de crédito, pero en realidad es inteligente, siempre y cuando estés pagando tus deudas por completo cada mes.

De acuerdo con John Ulzheimer, experto en crédito en CreditSesame.com, tener una sola tarjeta de crédito puede dañar tu registro de crédito, debido al llamado "ratio de utilización de crédito"; esto es, cuánto de tu crédito disponible estás usando.

"Ese porcentaje es muy, muy influyente en tu registro de crédito," explica Ulzheimer. "La gente dice que estás en buena forma si mantienes tu utilización por debajo del 50% del crédito disponible, o del 30%, pero en realidad debería ser el 10%".

Cuanto más te acercas al límite, mayor impacto en tu registro de crédito

El crédito disponible tiene en cuenta todas las tarjetas que tienes: si tienes una tarjeta con un límite de 8.000 dólares (6.800 euros) y una con un límite de 6.000 (5.110 euros), tu crédito total disponible es de 14.000 dólares (11.910 euros), incluso si sólo gastas 1.000 al mes.

Con una sola tarjeta, no tienes crédito sin utilizar amortiguando el impacto de tus gastos. Cuanto más te acercas al límite, mayor impacto en tu registro de crédito.

6. Gastar sin presupuesto

Hacer presupuestos puede ser una herramienta increíblemente útil para algunas personas, especialmente los que gastan sin control. Pero eso no significa que funcionan para todo el mundo. Es posible ser financieramente responsable sin un estricto presupuesto.

"La gente intenta seguir un presupuesto y entonces, tras dos o tres meses, pierden la cabeza, lo odian," declaró el autor de bestsellers y millonario hecho a si mismo David Bach a Business Insider.

Bach compara los presupuestos a hacer dieta o ejercicio: si no lo disfrutas, las probabilidades de que lo mantengamos son escasas. Pero si no eres fan de los presupuestos, deberías al menos mantener un registro de tus gastos con webs como Mint o Learnvest, o crear una hoja de cálculo personalizada.

Cuando cobres, pon primero el dinero en tus inversiones, ahorros y fondos de emergencia

Esto te libera de cualquier culpa que podrías sentir por fracasar en seguir un presupuesto, y en cambio te permite gastar como lo harías normalmente, y hacer ajustes cuando son apropiados.

Deberías también embarcarte en el plan "págate primero a ti mismo", dice. Cuando cobres, pon primero el dinero en tus inversiones, ahorros para jubilación y fondo de emergencia, antes de gastar nada más.

Incluso mejor, haz esta transacción automática para que no tengas ni que pensar en ella. Entonces serás libre para usar el resto de tu paga para facturas, compras u otros gastos, tras haber apartado al menos un 20% para ti mismo.

7. Invertir cuando "no eres un inversor"

A pesar de que puede parecer intimidante, invertir está al alcance de cualquiera. No necesitas ser un genio de la bolsa o ganar una nómina descomunal para conseguir grandes retornos a largo plazo.

De hecho, de acuerdo con John C. Bogle, el legendario fundador y anterior CEO de el Vanguard Mutual Fund Group, la mejor manera de hacer dinero en la bolsa para el ciudadano medio es invertir en fondos índice.

El "fondo índice clásico", que él define como mantener muchos, muchos títulos, y operar con gastos mínimos y alta eficiencia fiscal, funciona por dos motivos: están ampliamente diversificados, lo que elimina el riesgo de una acción individual, y son de bajo coste.

Conviene más estar en el mercado, incluso en uno volátil, que quedarse fuera

"Es un concepto simple que garantiza que ganarás el juego inversor practicado por la mayoría de inversores, quienes –como grupo– tienen garantizado perder," Bogle escribe en su libro El pequeño libro del sentido común invirtiendo.

Puedes empezar abriendo una cuenta online en la compañía de Bogle, Vanguard, e invertir con sus fondos indice mutualizados, que cobran comisiones bajas por invertir directamente (un 0,13% de media). Recuerda siempre que a largo plazo, te conviene más estar en el mercado, incluso en uno volátil, que quedarte fuera.

–Noticia original de Business Insider España. Autora: Tanza Loudenback. Emmie Martin y Kathleen Elkins contribuyeron al reportaje.

Hemeroteca

Finanzas personales
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad