Dhub: el faraónico edificio que Barcelona no podrá mantener

stop

DESVÍO PRESUPUESTARIO

El edificio Dhub, en obras.

03 de enero de 2012 (19:26 CET)

De fuera es una obra imponente pero desde dentro las dimensiones del proyecto sorprenden a sus visitantes. Las costes del edificio Dhub, la sede del diseño que Barcelona ideó en los tiempos de máximo auge inmobiliario, se disparan y las administraciones comienzan a desentenderse de su aportación.

El edificio conocido como la grapadora tiene un desvío presupuestario de 10 millones de euros, según explicó el grupo municipal del Partido Popular. El inmueble, presupuestado inicialmente con 88 millones de euros, costará 98 millones, denunció el concejal del PP Xavier Mulleras.

El ayuntamiento, que reconoce un aumento de costes, asegura que las cifras que maneja el PP no son del todo correctas.

El edificio Dhub cuenta con una superficie de 33.000 metros cuadrados, enormes salas y un lago artificial que se construirá a su alrededor. En la parte superior de la obra estaba prevista una enorme pantalla LED que anunciara eventos y publicidad con un coste de un millón de euros y que finalmente fue descartada por su carestía.

La sede reunirá el Museo de las Artes Decorativas, el Museo Textil, el Gabinete de Artes Gráficas y varias salas de exposiciones y de usos polivalentes.

Renuncia al cobro de los intereses

Un convenio firmado por la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona en el 2006 establecía que el gobierno autonómico debía comprometerse con el pago de 55 millones de euros para financiar la obra. Pero el gobierno de Artur Mas ha acordado con el alcalde Xavier Trias para diferir esa obligación en siete años.

“Trias ha renunciado a cobrar a la Generalitat los intereses de ese aplazamiento, que son unos nueve millones de euros. Así, el ayuntamiento se contagia del riesgo financiero de la Generalitat”, explicó el concejal del PP.

El elevado coste de la obra ha dejado estupefacto a muchos representantes del mundo municipal, enfocados últimamente en hacer recortes. Los casi 100 millones de euros de coste del edificio superan al presupuesto anual de un municipio como Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) con 120.000 habitantes.

Para nadie es un secreto que el mantenimiento de la faraónica infraestructura será millonario. El ayuntamiento todavía no ha calculado los costes, pero la falta de recursos ha obligado a los responsables municipales a buscar empresas privadas interesadas en organizar exposiciones en el recinto. Hasta ahora, ninguna ha confirmado su presencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad