En la imagen, el Banco de España. EFE
stop

El Banco de España alerta de la vulnerabilidad de la economía por la elevada deuda y el déficit y de la situación frágil de algunas familias

Madrid, 28 de mayo de 2019 (16:32 CET)

El Banco de España ve dos elementos claros que hacen vulnerable a la economía española: la elevada deuda pública y el déficit estructural del conjunto de las Administraciones Públicas. Así lo recoge en su informe anual de 2018, en el que urge acometer el proceso de consolidación presupuestaria y reducir la deuda para crear más margen de actuación fiscal ante perturbaciones futuras.

Así, según los últimos datos publicados por el propio organismo, la deuda se situaba en el 98,7% del PIB en marzo de 2019. En cuanto al déficit público, España cerró con el 2,48% en 2018 y salió del procedimiento del déficit excesivo tras 10 años. Con esto, en el caso del déficit Pedro Sánchez consiguió cumplir el objetivo.

No obstante, hay que recordar que solo se cumplió porque el Ejecutivo relajó la meta desde el 2,2% que estimaba el Gobierno de Mariano Rajoy -que gobernó hasta junio tras perder la moción de censura- al 2,7%. ​Para el ejercicio 2019 la meta oficial de déficit público es del 1,3% del PIB, a pesar de que Sánchez intento relajar sin éxito el objetivo al 1,8% del PIB.

Ante este panorama, el organismo manda deberes a Ejecutivo, al que alerta de la vulnerabilidad de mantener estos índices elevados: la deuda, que se sitúa más de dos puntos por encima del objetivo del 96% fijado por Bruselas para este año, y el déficit, para el cual el Gobierno y Bruselas han vuelto a elevar su previsión.

La Comisión Europea subió su previsión al 2,3% para 2019, tres décimas más que lo que calcula el Gobierno. Esta sostiene que la política fiscal expansiva de Sánchez hará subir el déficit estructural y que se incumpla el objetivo. También el propio Ejecutivo lo elevó, situándolo en el 2%.

Pese a esta situación y los signos de debilidad y vulnerabilidad que detecta el Banco de España en la economía, el organismo concede en su informe que la economía española mantiene elementos de soporte.

Aín así, el organismo bancario explica en el informe publicado este martes que la corrección del déficit público en los últimos años "se ha debido al ciclo económico y a la reducción de la carga por intereses", es decir, apenas se han corregido el déficit estructural o la ratio de deuda sobre el PIB.

Alerta por la caída del ahorro de los hogares

Además de la deuda y el déficit, entre los elementos de fragilidad el Banco de España detecta la reversión de algunas reformas que "han resultado eficaces para favorecer la recuperación".

También introduce la vulnerabilidad de algunos grupos de hogares "como consecuencia del aumento de la porción de su gasto realizado con cargo a rentas futuras". Es decir, que hay hogares con rentas bajas que están endeudándose con previsiones excesivamente optimistas sobre sus ingresos futuros.

Con esto, alerta de la caída de la tasa de ahorro hasta mínimos, que volvió a descender en 2018 hasta el 4,9% de la renta disponible, aunque de manera más suave que en 2017. "El descenso de la tasa de ahorro, en combinación con la expansión del crédito al consumo, podría estar reflejando una excesiva asunción de riesgos por parte de algunos grupos de consumidores", explica en el informe.

Evolución de la tasa de ahorro de las familias

El supervisor reconoce que es "muy difícil poner un número al nivel de ahorro" y advierte de que en el caso de algunos hogares con una situación de renta y riqueza más precaria, "el bajo ahorro y cierta acumulación de deuda, en un escenario futuro hipotético les puede aumentar mucho la presión financiera".

Aún así, el organismo bancario asegura que ha habido una mejora de la situación patrimonial de familiar y empresas al haberse realizado "una significativa reducción del endeudamiento durante la última década". 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad