El BBVA prevé más crecimiento, pero no empleo

stop

El banco mejora las previsiones del gobierno para este año y para 2011 , pero ello no mejorará el empleo

Rafael Doménech

04 de noviembre de 2010 (16:14 CET)

El servicio de estudios del BBVA cree que la economía se estancó en el tercer trimestre, lo que le ha permitido mejorar en dos décimas sus previsiones sobre el PIB para 2010 y 2011 y calcular ahora que la actividad caerá el 0,2% en este ejercicio y que aumentará el 0,9% en el próximo.

La nueva previsión de ese servicio de estudios para 2010 es más optimista que la del Gobierno, que pronostica un retroceso del 0,3%, aunque la del próximo ejercicio es más pesimista, puesto que el Ejecutivo prevé un crecimiento del 1,3%.  La entidad considera que una mejoría de las expectativas ha evitado una recaída de la economía española en el tercer trimestre, en el que cree que la actividad se habrá estancado.

De acuerdo con el último informe 'Situación España' de BBVA Research, la economía española afrontaba la posibilidad de volver a registrar una caída trimestral por la persistencia de la volatilidad en los mercados financieros y la debilidad de la demanda interna como consecuencia del ajuste presupuestario.

Ajuste fiscal

El economista jefe de BBVA Research, Rafael Doménech, ha señalado que las incertidumbres y las tensiones financieras siguen, pero considera que hay una mejoría de las expectativas que ha permitido que la economía no haya caído en el tercer trimestre, en el que el crecimiento "habría estado cercano al cero". "Estamos mejor de lo que esperábamos", ha asegurado Doménech, que ha explicado que se están observando menores tensiones de liquidez, un mayor dinamismo de las exportaciones y un comportamiento de la demanda privada mejor de lo previsto.

Sin embargo, ha hecho hincapié en que el aumento del PIB estimado para el próximo año sigue siendo reducido, está muy lejos del potencial de crecimiento de la economía española y es todavía insuficiente para generar empleo al ritmo que requiere la recuperación. Asimismo, ha afirmado que la marcha de los ingresos públicos augura que el Estado cumplirá con su compromiso de alcanzar un déficit del 6% del PIB a final de año y que incluso lo logrará con cierta holgura, aunque es "crucial" que todas las administraciones públicas sean rigurosas con el ajuste fiscal.

En opinión de la entidad, avanzar y consolidar las reformas iniciadas por el Gobierno será la clave para mejorar las expectativas de crecimiento potencial de la economía y acelerar la salida de la crisis. En este sentido, el informe incide en que los mercados financieros están muy atentos a los avances de las reformas estructurales, ya que la percepción del riesgo-país en el caso de España depende significativamente de su capacidad estructural.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad