El FROB cree que CatalunyaCaixa y Novagalicia regalaron 1.500 millones en préstamos

stop

El Banco de España pide al fiscal que investigue hasta 23 operaciones que considera irregulares; el fondo gubernamental activó en julio la investigación judicial de las ‘tarjetas black’ de Caja Madrid

Fernando Restoy, presidente del Frob

17 de octubre de 2014 (18:40 CET)

El accionista mayoritario de CatalunyaCaixa y Novagalicia, el fondo gubernamental FROB, ha remitido al fiscal una petición para que investigue 23 operaciones por valor de 1.500 millones que considera irregulares. Los consejeros del organismo que rescató ambas entidades aprecian indicios delictivos gracias a los informes forensic que se encargaron tras las primeras sospechas. Se trataría de préstamos para la compra de inmuebles o bien refinanciaciones empresariales que se aprobaron sin criterios razonables. Se regalaron, ya que en su mayoría constan como impagados.

En concreto se sospecha de expedientes por un valor de 900 millones en CatalunyaCaixa y de otros 600 en Novagalicia. Las operaciones se cerraron entre los años 2005 y 2008. Es decir, en torno a la cúspide de la burbuja inmobiliaria y su posterior explosión. En general, según el FROB, se trata de “operaciones que han dado lugar a importantes pérdidas para las entidades y presentan indicios de irregularidad o no responden a una finalidad económica lógica”.

Los dos grupos aún no se habían constituido en su morfología actual. En Cataluña, operaban como Caixa de Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa. En Galicia, Caixa Galicia y Caixanova tenían vidas independientes. Narcís Serra pilotaba la mayor de las cajas catalanas, mientras que José Luís Méndez y Julio Fernández dirigían las gallegas. Más tarde se fusionaron en las instituciones financieras ahora investigadas y fueron rescatadas por el Estado.

El 7% de las ayudas públicas


En CatalunyaCaixa se inyectaron 14.000 millones y en Novagalicia, 9.000. El FROB quiere que se investigue, por tanto, un volumen que alcanza un 7% de las ayudas. Esta nueva apelación del FROB, que depende del Banco de España y del Ministerio de Economía, a la fiscalía se produce meses después de que activara la investigación de las tarjetas black de Caja Madrid. La institución recurrió a Anticorrupción y ahora Miguel Blesa y Rodrigo Rato encaran una fianza conjunta de 19 millones por responsabilidad civil.

Por el momento, el FROB se encuentra personado en 19 causas penales contra administradores de las cajas de ahorros que tuvo que rescatar. Asegura que “pretende minimizar el coste para el contribuyente” de las intervenciones. Recuerda que espera más informes forensic sobre operaciones sospechosas detectadas en las cajas intervenidas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad