España logra un sobresaliente en innovación bancaria (aunque no lo creas)

stop

El país logra el puesto 28 del reputado Índice Mundial de Innovación gracias a su mercado de crédito y a las infraestructuras

Economía Digital

El sector bancario español lidera las inversiones en innovación, según el Índice de Innovación Mundial. ED/Archivo
El sector bancario español lidera las inversiones en innovación, según el Índice de Innovación Mundial. ED/Archivo

Madrid, 15 de agosto de 2016 (19:00 CET)

España figura en el puesto 28 de la lista de 128 países con las economías más innovadoras del mundo, un ránking que lidera Suiza y en el que aparece en las primera 25 posiciones un país emergente, China.

Son datos del Indice Mundial de Innovación, publicado este lunes por dos reputados centros de investigación en colaboración con la Organización Internacional de la Propiedad Intelectual (OMPI), y en el que España obtiene la mejor nota en el ámbito de infraestructura, en particular en las áreas de servicios públicos en línea y de desempeño medioambiental.

También exhibe sobresaliente en cuanto a la sofisticación bancaria por su mercado en materia de crédito, comercio y competencia. El documento además de situar a España en el puesto número 28, revela que China es el primer país de ingresos medios que se une a las economías altamente desarrolladas que tradicionalmente han dominado esta clasificación.

La brecha entre economías

Sin embargo, los autores del análisis recalcaron que pese a la progresión de China, "persiste la brecha en materia de innovación entre países desarrollados y en desarrollo", aunque el convencimiento es cada vez más extendido sobre la necesidad de fomentar la innovación para propiciar economías dinámicas.

Los primeros cinco lugares de este ránking los ocupan, en orden descendiente, Suiza, Suecia, el Reino Unido, Estados Unidos y Finlandia. Los indicadores analizados son la calidad de sus instituciones, el capital humano vinculado con la investigación, la infraestructura, la sofisticación del mercado y de los negocios, el conocimiento y la producción tecnológica, y la producción creativa.

De los resultados del índice se desprende que para que haya innovación es necesario invertir de manera constante. Hasta la crisis económica, que sacudió en particular Europa y los Estados Unidos con repercusiones globales, el gasto global en investigación y desarrollo crecía a un ritmo anual del 7%, mientras que en 2014 ese crecimiento se limitaba al 4%.

"La innovación ha sido siempre el mayor factor de crecimiento económico y un modo de mejorar la productividad", explicó el director de la OMPI, Francis Gurry. El índice valora también a los países según la "calidad de la innovación", teniendo en cuenta el nivel de las universidades, el número de publicaciones científicas y de solicitudes internacionales de patentes.

Innovación cada vez más globalizada

De acuerdo a esos elementos, Japón, los Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania ocupan los primeros lugares, mientras que China sube a la posición 17, lo que hace de este país el líder entre las economías de medianos ingresos, seguido de la India.

"La innovación es cada vez más global y las economías emergentes se convierten igualmente en líderes en innovación transfronteriza y en la que demanda la cooperación entre países", reflexionó el director ejecutivo del Business School for the World, Bruno Lanvin. "Esta claro que continuamos en tiempos de crecimiento lento, pero aún así no debería disminuir la inversión en investigación y desarrollo", concluyó el académico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad