El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha blindado a las empresas estratégicas.

España moviliza 200.000 millones contra la crisis del coronavirus

stop

El Estado invertirá 117.000 millones en recursos públicos y cuenta con la colaboración privada para sostener el plan

17 de marzo de 2020 (17:30 CET)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ha anunciado la mayor movilización de recursos económicos de la historia de España para afrontar la devastadora crisis causada por la pandemia del coronavirus. Serán un total de 200.000 millones, de los 117.000 serán de origen público, y el resto de iniciativa privada.  

Siguiendo los pasos de países como Alemania y Francia, el Estado realizará una masiva inyección económica de recursos públicos con el objetivo de que ninguna empresa que pase "por un problema de liquidez se transforme en un problema de solvencia". El lunes, Francia anunció un plan por 300.000 millones. 

Sánchez ha pedido que esta crisis se trate como temporal -en concreto ha pedido a las empresas que valoren esto en los proceso de ajuste de empleo-. En este sentido, el Gobierno considerará los ERTE  "causa de fuerza mayor", lo que agiliza los plazos de aceptación y también permite que quienes no hubieran acumulado derechos. Además, los importes que se utilicen no consumirán las prestaciones acumuladas.

El gobierno, para evitar medidas más drásticas en el empleo, condonarán las cotizaciones sociales a las empresas que promuevan un ERTE frente a despidos, e impulsará el teletrabajo. Para aquellos trabajadores que necesiten mayores medidas de conciliación, se impulsará la redacción de jornada, incluso al 100 por 100.

Moratoria hipotecaria

Tal como se había adelantado, otra de las medidas aprobadas por el Gobierno es la moratoria en el pago de las hipotecas para colectivos vulnerables. En principio, Pedro Sánchez ha explicado que esta nomenclatura se aplicará a aquellos que pierdan su empleo, o vean muy reducidos sus ingresos a causa del coronavirus.

El objetivo de esta medida sería evitar que la crisis sanitaria provoque un incremento de los desahucios. No obstante, los plazos administrativos ya están congelados, por lo que si la crisis es temporal, como se plantea, es complicado que se puedan ejecutar desahucios; más tras la entrada de la nueva Ley Hipotecaria en 2019.

También asumirá el coste para los vulnerables de los servicios básicos, entre los que incluyen los servicios de telecomunicaciones.

Dardo al Eurogrupo y guiño a Lagarde

El presidente del Gobierno ha insistido en que es labor de todos que la salida de la crisis sanitaria permita una salida en V y no en L; lo que limitaría el impacto a medio plazo de la crisis sanitaria. "El Estado va a asumir el impacto de la crisis", señaló y pidió la "solidaridad", para que la reactivación sea más fuerte y pidió más ayuda a la Unión Europea.

"Es necesario que tome las medidas fiscales necesarias", ha señalado Sánchez durante su intervención. El lunes, el Eurogrupo apenas aprobó medidas conjuntas. Respecto al Banco Central Europeo (BCE), Sánchez señaló que los planes anunciados por la institución que lidera Christine Lagarde respaldan "a la deuda pública". El BCE amplió su reunión de la semana pasada su programa de compra de activos.

El apoyo del banco central es un balón de oxígeno para el bono español, que ya se está resistiendo. La prima de riesgo del bono español ya ha superado el nivel de los 100 puntos básicos con el avance de la epidemia.

Sánchez ha reconocido que para enfrentar la crisis sanitaria hacen falta unos Presupuestos; pero los ha retrasado al final de la crisis. "Necesitaremos unos Presupuestos de reconstrucción, que tendremos que elaborar con unas estimaciones económicas que ahora mismo no tenemos", ha señalado. El presidente del gobierno ha reconocido que en ese momento pedirá ayuda a todos los partidos políticos para relanzar la economía.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad