España necesita prorrogar el ajuste del déficit al 3% hasta 2018

stop

De Guindos negocia un nuevo alargue ante una evolución de los ingresos peor de lo esperado

Luis de Guindos, ministro de Economía en funciones, en una reunión en Bruselas

21 de julio de 2016 (09:27 CET)

A una semana vista de que la Comisión Europea (CE) se pronuncie sobre la decisión definitiva en torno al procedimiento de infracción a España y Portugal por déficit excesivo y a la nueva hoja de ruta a seguir, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, quiere aprovechar la reunión del G20, en China, para plantear al comisario europeo Pierre Moscovici la necesidad de prorrogar, hasta 2018, el cumplimiento del déficit al 3%.

Aunque las previsiones que manejaba el gobierno español perfilaban un objetivo del 4% en 2016 y del 2,9% en 2017, a la vista de la evolución de los ingresos, peor de lo esperado, el Ejecutivo, según El País, ha creído conveniente solicitar una nueva prórroga. Algo que Bruselas ya había dejado caer, y que el propio De Guindos había considerado que no sería necesario

Respecto al desenlace del procedimiento sancionador por incumplimiento del déficit, "todo está completamente abierto", decía este miércoles el comisario europeo Miguel Arias Cañete. "La cuantía de la multa no está cerrada, ni los objetivos de déficit", explicó tras una reunión de la CE en la que se debatió la situación de España y Portugal.

Bruselas se decanta por una multa simbólica, y está dispuesta a conceder dos años más para rebajar el déficit, "pero antes el Gobierno tiene que hacer esa petición", subrayó el comisario español.

Presupuestos

No obstante, al margen del importe de la sanción, que será simbólica, según fuentes del Ejecutivo consultadas por Economía Digital, "lo importante es la flexibilidad para negociar los próximos presupuestos y evitar un ajuste dañino para el crecimiento", señalan las mismas fuentes.

En ese sentido, el Gobierno fijará un tipo de la retención a cuenta del 20% en el impuesto de sociedades con carácter permanente, para anticipar ingresos por importe de 6.000 millones, y desandar así el camino de las rebajas fiscales prometido en la campaña electoral.

A cambio de ese movimiento, España aspira a obtener algo de flexibilidad, con esta cuarta prórroga, a la vista de que los objetivos planteados por la Comisión, de un déficit de 3,9% este año y del 2,5% en 2017 resultaban inalcanzables.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad